Segunda vuelta clásica

Se cumplen 50 años de la vuelta olímpica en cancha de Racing, cuando Independiente ganó el Metropolitano de 1970 luego de vencer 3 a 2 a su clásico rival en el Cilindro y tras ir perdiendo dos veces.

Arriba: Raimondo, Monges, Commiso, Semenewicz y Pavoni. Abajo: Santoro, Bernao, De la Mata (hijo), Yazalde, Adorno y Tarabini.

El Rojo había ganado el Nacional 67 con una formidable goleada 4 a 0 en la última fecha al Racing que venía de salir campeón del mundo, en lo que fue la primera vuelta enfrentando al clásico rival. Para el Metropolitano de 1970, el clásico de Avellaneda volvía a coincidir en la última fecha.

La campaña del Metropolitano 1970

El Metro 70 comenzó de la mejor manera para Independiente, con un par de goleadas y varios triunfos para llegar invicto a la fecha 8 en la que quedaría libre porque se trataba de un campeonato de 21 equipos a una sola rueda y jugando todos contra todos.

A partir de allí, el equipo dirigido por el histórico DT Manuel Giúdice, seguiría animando el torneo y recién caería en la fecha 10 contra Chacarita. Sin embargo siguió ganando muchos partidos, con una victoria clásica contra Boca en Avellaneda incluída. Hasta que decayó en el tramo final y puso en peligro un título que podía llegar antes de la última fecha. Dos derrotas en los últimos partidos como local, le dieron esperanzas a River, con quien peleaba palmo a palmo el campeonato y le había ganado en la fecha 17.

Llegada la última fecha, Independiente y River igualaban en la primera posición en un torneo que en caso de igualdad se definía por diferencia de gol y luego por mayor cantidad de goles a favor. El Rojo contaba con esa ventaja, tenía mejor diferencia y más goles (40-23 a 36-24, +5 de DG). River jugaba antes que Independiente, debía enfrentar a Unión el viernes 24 de julio, mientras el Rojo jugaba el clásico de Avellaneda el día domingo 26 en El Cilindro. El panorama no era sencillo, River tuvo mejor sprint final que Independiente y un triunfo lo obligaba a ganar el clásico contra Racing.

Pero el principal problema llegó con la goleada de River por 6 a 0. Con ese resultado ya era River el equipo con mejor diferencia de gol y con mayor cantidad de tantos a favor.

El Rojo necesitaba ganar por una diferencia de más de un gol, o sino marcando por lo menos 3 veces. Enfrente su clásico rival haría lo imposible para evitarlo. Para mayor ansiedad, debido a las fuertes lluvias, el clásico del domingo fue postergado al día lunes 27.

El equipo Rojo formó con Santoro; Commisso, Monges, Garisto y Pavoni; Pastoriza, Raimondo y De la Mata (h); Maglioni, Yazalde y Tarabini.

El primer tiempo fue de lo más emotivo, el Chino Benítez puso en ventaja a Racing en los primeros minutos y enseguida Tarabini empató de penal, siendo el mismo ejecutado tres veces porque en los dos primeros existió un adelantamiento del arquero Cejas (en El Gráfico se mostraron las fotos donde se puede observar claramente que el arquero actuó antirreglamentariamente). Dos minutos más tarde, Racing vuelve a ponerse en ventaja con un gol de Perfumo. Antes de finalizar el primer tiempo, Maglioni de zurda vuelve a igualar el clásico.

Maglioni empata el clásico en 2, Independiente quedaba a un gol del título

El Rojo tenía toda la parte complementaria para buscar el gol del título pero pasaba el tiempo y el partido seguía igualado en dos. Recién a los 36 minutos, Yazalde recibe de Pastoriza y luego de bajarla de pecho, remata cruzado al primer palo para convertir el gol del Metro. Independiente volvía a salir campeón a lo Independiente.

Yazalde, autor del gol del triunfo y el campeonato

Esta sería la segunda vuelta olímpica de Independiente enfrentando a Racing, y la primera en la cancha de ellos. La tercera, en 1983, seguiría sumando condimentos.

Maglioni y el Pato festejan de cara a la multitud roja que cubrió el anillo superior del Cilindro
El partido de la consagración

El Rojo se consagró enfrentando a su clásico: ganándole 4 a 0 al campeón del mundo, 3 a 2 en su cancha cuando necesitaba ese mismo resultado después de ir perdiendo dos veces, y ganándole 2 a 0 en la Visera cuando se iban al descenso.

Las vueltas clásicas son otro Orgullo Rojo.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

2
3
4
5
6

Send this to a friend