Sigue siendo un clásico amateur

El 9 de junio de 1907, por la Tercera Liga, se jugó el primer clásico de Avellaneda que terminaría con un agónico e impensado triunfo de Independiente por 3 a 2.

El héroe fue un prócer histórico del club, Rosendo Degiorgi: fundador, primer presidente, capitán y quien convirtió el gol sobre el final. Un detalle, cuando el capo de Racing (Carbone) le ofreció dinero para alterar el resultado final, Rosendo no aceptó y no vendió el primer triunfo clásico.

Recién llegado a Avellaneda en 1907 Independiente se instaló en el barrio de Crucecita, donde con mucho sacrificio tuvo su quinta cancha en Ocantos al 540. I.F.C no había comenzado nada bien en la división, debutó cayendo 21 a 1 con Atlanta y siguió con derrotas imponentes. Su vecino, en cambio, estaba más asentado y se encontraba entre los mejores equipos del torneo, peleaba los primeros puestos y estaba invicto.

Llegando el día del encuentro, aparecieron pintadas burlonas que hablaban de un “40 a 0”. El claro favorito era Racing Club, por ese entonces rosa y celeste, el equipo de los municipales y que contaba con un status más alto que los Rojos que todavía no eran rojos (su camiseta era blanca) y se harían populares con las clases más bajas. Pero los partidos hay que jugarlos…

Los hermanos Degiorgi miran, años después, el lugar de las pintadas del “40 a 0”

Independiente no llegó a reunir once jugadores para participar en el encuentro, hay que tener en cuenta que eran los primeros años del amateurismo. Entonces Rosendo Degiorgi le propuso jugar amistosamente a Luis Carbone, quien dirigía Racing y sería 6 veces presidente del club.

Era común ceder los puntos en circunstancias así, pero no hubo caso. Carbone y Racing no aceptaron la propuesta, preferían jugar el partido igual para sacar una diferencia importante. Había que conseguir refuerzos, así fue como Rosendo trajo a su hermano menor, invitaron a un chico de la cuarta, llamaron a un vecino para atajar, y más o menos pudieron arreglarse con la siguiente formación: A. Bazarra; E. González y L. Paitz; F. Zetti, J. Hermida y M. Degeorgi; A. Pomarini, A. Arregui, J. Tagliaferro, M. Pelufo y R. Degeorgi.

El match, dirigido por L. Watson, comenzó con sorpresa: en el primer tiempo Independiente ya ganaba 2 a 0 con goles de Tagliaferro y Arregui. Recién en el complemento Racing pudo igualar. No se esperaba un juego tan parejo y mucho menos con lo que sucedería al final. Luego de una jugada de Pomarini; nuestro fundador, R. Degiorgi, impacta a la carrera para marcar el gol del triunfo del Independiente Football Club.

Finalizado el encuentro ocurrió otro hecho impensado, se acercó la misma persona que no había aceptado los puntos, con la intención de comprar el resultado. La respuesta de Degiorgi demuestra como debía tomarse en realidad el amateurismo: “Acá no habrá arreglo. Hace dos horas ofrecí los puntos y ustedes lo rechazaron con el solo propósito de que sufriéramos una derrota de esas que hacen época. Este triunfo, fruto de la justicia, no se vende: el amor propio ante todo”. Un orgullo rojo.

Los principales hombres de Independiente, señalan una victoria contra su clásico rival

Antes de llegar a Primera División, Independiente le ganó 7 veces a Racing (con 3 goleadas) y apenas perdió 3 partidos.

La historia te dice quien sos, y en este caso marca un poco lo que iban a ser los dos clubes.

La Crucecita, la quinta cancha de Independiente 1907-08

Sebastián Casas, para Orgullo Rojo

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

2
3
4
5

Vendido 1334

6

Send this to a friend