Spoiler alert: Independiente no tiene mediocampo

Spoiler alert: Independiente no tiene mediocampo

Sebastián Beccacece se encuentra de brazos cruzados con la mirada fija en el partido. Ya no camina. Ya no piensa. Su equipo se defiende a metros de Martín Campaña con arco y flecha y Defensa y Justicia, con uno menos, se acerca cada vez más al arco rojo. Beccacece, sin caminar de punta a punta, ya no es Beccacece. Perdió todo signo de lo que creíamos que era natural en él. E Independiente, sin patear al arco y sin haber logrado dos pases seguido durante todo el partido, ya no es Independiente.

A pesar de que el equipo ganó los últimos dos partidos (Atlético Tucumán y Defensa y Justicia), claves para el entrenador, involucionó dentro del campo de juego. Sebastián Beccacece prefirió el pragmatismo en defensa que intentar jugar y atacar ante equipos inferiores. Cuidó de más su arco con 5 o hasta 6 defensores en cancha, despreció el juego, abusó de los pelotazos (más de 20 en el último partido) y en muy pocas ocasiones llegó a posición de gol con la pelota en su poder. Independiente hoy es la inspiración individualidad (Figal), una falta tonta del rival (Nicolás Fernández). No es un equipo. Y si bien los jugadores lograron las victorias, hay una cuestión que Beccacece no puede dejar de lado y es que Independiente es uno de los pocos clubes en donde importa cómo se juega.

Tendría que haber pensado en eso antes de sancionar al único jugador que te daba una pausa en la mitad de la cancha. Pablo Pérez, que se cree estará mañana ante Talleres tras 10 días de sanción, es el que encuentra un pase limpio entre líneas. El ex Boca, a veces un poco más temperamental de lo debido, hace que el mediocampo se sostenga a partir del recupero de la pelota y del pase seguro. Por saber ubicarse, por la visión del juego que te da la experiencia, por la técnica que tiene. Tras la lesión de Pablo Hernández, fue él quien había tomado su lugar y el rol de organizador de juego.

Hoy Independiente lo sufre. Es un equipo partido entre defensores y delanteros donde sólo queda esperar la heroica de alguno de los de arriba que, vale aclarar, no tienen las características para aguantar o bajar los constantes pelotazos que salen de Campaña, Alan Franco, Nicolás Figal y Gastón Silva. El mediocampo no existe. Lucas Romero hace agua porque está rodeado de volantes ofensivos que no lo ayudan en la recuperación y gestación del juego. Carlos Benavidez volvió a jugar después de 11 meses. Y mientras Pérez fue sancionado, Nicolás Domingo ni siquiera fue al banco de suplentes. Habrá que ver a qué quiere jugar el entrenador ahora que pasó el temblor de la Copa Argentina y qué jugadores conformarán el mediocampo ante Talleres, segundo de la Superliga. Si no centra el foco en la mitad de cancha, difícilmente pueda sacar a flote a este equipo.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article

Últimas noticias

1
4
5
6

Send this to a friend