Sigue Kuntento

Los Capitanes desde afuera

Una de las explicaciones que se pueden encontrar para el empate de anoche es la falta de personalidad, de hecho Almirón lo sostuvo en la conferencia de prensa post partido. Más allá del flojo rendimiento, Independiente no tuvo el carácter necesario para arrinconar a un débil Gimnasia y llevarse tres puntos que le hubiesen permitido acercarse a la cima del torneo.

Es fácil llegar a la conclusión de que con Mancuello en cancha las cosas hubieran sido diferentes. Sacando el resultado, algo imposible de saber, el actual Capitán es el jugador que más representa aquello que faltó. El mediocampista que no pudo estar por una molestia es hoy en día el líder del equipo, el emblema. Y al igual que en Mendoza se lo extrañó.

Lo mismo podemos decir de Gabriel Milito aunque lamentablemente haya que cambiar los tiempos verbales.

Ambos, en una muestra más de compromiso y pertenencia estuvieron sufriendo y alentando desde afuera, tal como se los pudo ver en la transmisión del encuentro. Mancu pegado al campo gritándoles a sus compañeros, el Gaby junto a su ayudante de campo Leandro Ávila desde la parte que falta de la tribuna Bochini, conservando su bajo perfil.

Anoche los dos Capitanes lo vieron desde afuera. A uno lo podemos seguir disfrutando, al otro esperamos volver a tenerlo pronto trabajando para el Club.

Milito a beneficio en Brasil

Mientras siguen los rumores acerca de su futuro próximo como entrenador luego de su alejamiento de Independiente, Gabriel Milito viajará a Porto Alegre para disputar este sábado un encuentro a beneficio en el estadio Beira Río de dicha ciudad, donde el Rojo jugó la final de la Recopa en el 2011 (su segundo partido después de la vuelta) y la Selección Nacional ante Nigeria por el pasado Mundial.

El Gaby es uno de los invitados por Andres D’Alessandro, ídolo del Inter y ex compañero, quién organiza el evento como “Embajador de Lance de Craque” a beneficio de cinco instituciones que brindan ayuda a niños en el país vecino.

Además del Mariscal, se harán presentes su hermano Diego, el Cholo Guinazú, Hernán Barcos, Javier Zanetti, Leandro Romagnoli, Rafael Sobis, Roberto Ayala, Fernando Cavenaghi, Esteban Fuertes, Diego Lugano, Enzo Francescoli, Ramón y Hernán Díaz, entre otros. Los equipos serán dirigidos por Dunga y Sampaoli.

"Nunca le voy a hacer un mal al club"

Gabriel Milito le dio una nota exclusiva al Diario Ole, en lo que significa su primer encuentro con la prensa luego de la renuncia como entrenador de la reserva. El Capitán habló de su salida, el proyecto, la relación con los dirigentes, el hermano del Kun y la obra en Domínico entre otras cosas. Dando explicaciones, pero evitando entrar en mayores polémicas, fiel a su estilo, poniendo como siempre lo hizo, el escudo por delante de todo. Por eso lamentamos tanto su salida y esperamos su regreso, porque como dice en la nota, algún día va a volver a Independiente, su club, nuestro club.

A continuación este imperdible mano a mano con Vicente Muglia de Olé:

-La pregunta del millón: ¿Por qué te fuiste?
-Porque a lo largo de estos últimos meses comprendí que el proyecto que teníamos con Miguel y Lechu para las Inferiores e Infantiles no contaba con el apoyo de una parte de la dirigencia. Cierta gente no estaba convencida de nuestra idea. No me parece mal porque el club tiene la potestad de elegir. Nuestra plan era trabajar a mediano y largo plazo en la captación, formación y crecimiento de los chicos, implementar cosas nuevas que mejoraran esas áreas del club, pero lamentablemente no se pudo.

-Parecía que no había consenso en la CD para que Gomis continuara como Coordinador de Inferiores, justamente a quien vos habías recomendado para ese cargo.
-A él y a Lechu para Infantiles los recomendé a fines del año pasado, cuando estaba la anterior gestión, porque sé de la capacidad, trayectoria y conocimiento que tienen ambos en esas dos áreas. Además de ser gente de confianza, claro. Pero lo que prevaleció fue la capacidad. Miguel, un señor con todas las letras, lleva 35 años trabajando con chicos y además de compartir con él una idea futbolística, lo recomendé por su docencia y especialmente por su decencia. Con ellos habíamos armado un lindo equipo de trabajo y yo me sentía feliz dirigiendo.

-¿No dudaste en continuar? ¿No te arrepentiste en estos días?
-Siempre que tomé decisiones fueron después de haberlas analizado el tiempo suficiente y convencido de lo que hacía. En esta oportunidad sentí que nuestro trabajo no gustaba. Tuve muchas evidencias de eso y por ese motivo decidí liberar al club para que ellos puedan elegir ahora a la gente que consideren más conveniente. Miguel se ofreció a dar un paso al costado y que yo me quedara en el club pero no lo acepté porque con él formábamos un equipo.

-¿Qué responsabilidad le cabe a Hugo Moyano, siendo el presidente del club, en tu salida?
-Ninguna. Cuando hablo de una parte de la dirigencia no incluyo a Hugo ni a su hijo Pablo. Entiendo que el presidente tiene muchas áreas para abarcar y es lógico que tenga que delegar funciones. Y él no estaba mucho en lo deportivo sino en las cuestiones más institucionales. Es más, sé que Hugo está haciendo las cosas bien, que está solucionando muchos problemas que encontraron al asumir y confío en que va a poder sacar al club adelante.

-Hablás de otros dirigentes que no creían en el proyecto y de evidencias. ¿Incluís las críticas públicas del vice Noray Nakis hacia Gomis y hacia el trabajo general en Inferiores?
-Cada uno tiene la libertad de expresarse y decir lo que siente y piensa. En ese sentido yo elijo no entrar en polémicas ni ponerme a criticar. Las cosas que tengo que decir las digo en privado. Lo que sí reitero es que yo sentí que no se confiaba en nuestro proyecto. Y así se hace imposible seguir trabajando. Y aclaro que el proyecto fue presentado hace varios meses a integrantes de esta Comisión Directiva.

-¿Te molestó que algunos dirigentes resaltaran la falta de resultados o alguna goleada en contra que recibían en Inferiores?
-Insisto, no me gusta ni quiero polemizar con nadie porque el mayor perjudicado termina siendo Independiente y nunca le voy a hacer un mal al club. Lo que pienso es que en la etapa formativa, la prioridad justamente es la formación. Si a mí me dan a elegir ganar a cualquier precio o perder siguiendo una idea, yo elijo seguir una idea. Porque estoy convencido de que a la larga terminás ganando. Y aquel que gana sin importarle los medios, ese triunfo termina siendo algo efímero, sin un sustento. Al menos ese es mi pensamiento. Eso no significa que sea el dueño de la verdad sino lo que a mí me han enseñado. La etapa más importante de mi carrera de futbolista fue cuando me tocó estar en el Juvenil con Pekerman. Más allá de que buscábamos ganar por estar defendiendo los colores de la Selección, ganar era la consecuencia de un trabajo. Se intentaba jugar con un estilo definido y dejando una imagen que representara de la mejor manera al país. Salvando las distancias, eso es lo que intenté hacer yo en esta etapa en Independiente.

-¿Sentís que no les dieron tiempo?
-Miguel trabajó sólo 10 meses. Yo estaba convencido de que si nos daban tiempo íbamos a poder cambiar muchas cosas. En 10 meses no se pueden pedir resultados en Inferiores. Se necesita tiempo y a Miguel no se lo dieron. Y no sólo a él. Nosotros formábamos un equipo de trabajo.

-¿Qué pasó con Gastón, el hermano del Kun?
-Gastón es un buen jugador, un muy bueno chico, al que yo subí en enero a practicar con nosotros cuando él, con 16 años, recién empezaba a jugar en Sexta. Era el más chico de nuestro grupo pero lo elegí porque le vi condiciones. Con la idea de que todos tengan minutos, solemos rotar a los chicos y algunos a veces bajan a su categoría. Es algo normal. Por una cuestión futbolística decidí bajarlo a él por unos partidos pero con la idea de que luego se reincorpora al grupo. Es un chico con futuro y puede llegar a jugar en la Primera de Independiente.

-¿Y cómo tomaste la reacción del padre de querer sacarlo del club por tu decisión de bajarlo?
-En esas cuestiones no me meto y prefiero no opinar. No tengo nada que decir al respecto.

-¿Pero esa polémica no te generó un mayor desgaste?
-Yo siempre traté de abocarme específicamente a todo lo que rodeaba mi trabajo. De ese tema prefiero no hablar. La verdad es que me hubiera gustado que no se generara tanta polémica con eso ni con mi salida. En realidad, me hubiera gustado seguir. Independiente es mi casa, mi club, pero es tan gigante que puede prescindir de cualquier persona y yo soy uno de ellos. Siempre dije que el escudo debe estar por delante de todo y de todos y así debe ser también ahora, que debo alejarme. Cuando se retiró el Bocha, el máximo ídolo de la historia, el club siguió ganando cosas. Es cierto que no tan seguido, pero lo que quiero decir es que el club sigue y los hombres pasan. Prefiero que se hable de la muy buena campaña que hizo la Primera y del gran trabajo de Almirón, que intentó jugar siempre, siendo protagonista, y que seguro será un gran animador del próximo torneo.

-¿Tu negativa a dirigir la Primera cuando renunció De Felippe pudo haber erosionado parte del respaldo dirigencial inicial?
-No creo. Esa vez me reuní con ellos, lo analicé muy bien y finalmente llegué a la conclusión de que no era el momento. Justamente mi prioridad en ese entonces pasaba por afianzar el proyecto de Inferiores y sabía que tarde o temprano llegaría otra posibilidad de dirigir la Primera. Pero no siento que haya molestado haberme negado a agarrar.

-¿Cuál es el balance que hacés de tu trabajos?
-Más allá de los resultados, que para mí son secundarios en esta área, el crecimiento que tuvieron los chicos fue magnífico y ha sido un placer para mí poder trabajar con este grupo de jugadores que elegí en su momento. Sé que varios de estos chicos van a jugar en Primera y me pone muy feliz saber las ganas que ellos tienen para llegar a ese lugar tan codiciado por muchos. Como Figal, Breitenbruch, Barrios…

-Cuentan los chicos que te emocionaste en la charla técnica del último partido.
-Fue fuerte la despedida porque fueron varios meses de estar con ellos en el día a día. Se dice que los técnicos están para enseñarles cosas a los jugadores pero creo que fue más lo que ellos me enseñaron a mí. La recordaré siempre como una experiencia maravillosa e inolvidable por ser mi primer trabajo como entrenador y por haber sido en mi club. Además, confirmé mis sensaciones previas de que dirigir era lo mío.

-¿La obra que emprendiste en Domínico junto con el Kun corre peligro?
-No. No tiene nada que ver mi salida con la obra. Seguirá la construcción del Centro Deportivo y para mí va a ser una enorme satisfacción ir a Domínico dentro de 10 años y ver esa obra. La podemos hacer con el dinero de la Fundación y con el aporte del Kun. Lo mejor es que al club no le cuesta un solo centavo. Para mí es la forma de devolverle algo al club de todo lo que me dio. Lo lindo es que una obra queda para siempre. La idea es que perdure en el tiempo y que sea utilizada por la Primera o las Inferiores.

-¿Qué mensaje le dejás al hincha que no quería que te fueras y que te transmitió tanto afecto por las redes sociales?
-El enorme cariño que me brindan es algo que no voy a poder devolver jamás. Podré alejarme físicamente del club pero ellos tienen que saber que no me van a perder nunca, que pertenezco a Independiente. Hubiese preferido que esta salida nunca ocurriera pero ya pasó, ya está. El pedido que me gustaría hacerles es que apoyen al equipo y a esta dirigencia para que todos juntos, unidos, logren que Independiente vuelva a ocupar el lugar que le corresponde por su grandeza. Hoy me toca verlo de afuera pero estaré siempre deseándole lo mejor al club y sé que algún día voy a volver.

La voz de Don Omar

Omar De Felippe dio una nota al programa “De caño vale doble” (AM 950) y entre muchas otras cosas, volvió a hablar de Independiente, en especial de la renuncia de Gabriel Milito como entrenador, misma decisión que tomó él, pocos días antes del comienzo del campeonato en un hecho que nunca quedó del todo claro.

Quizá por eso llama la atención la frase del entrenador al ser consultado acerca del alejamiento del Gaby, con quién siempre mantuvo una respetuosa relación durante su estadía en Domínico: “¿Si te digo que no me sorprende me crees? No, no me sorprendió, una lástima que se haya ido”.

Más allá de los gustos de cada uno, opiniones y de los resultados, ojalá algún día los hinchas tengamos respuestas a las preguntas que surgen acerca de las partidas de ambos, porque como dueños del Club, las merecemos.

 

"A mi hijo no lo bajó Milito"

El vocal de Independiente y padre de Sergio ‘El Kun’ Agüero, Lionel Del Castillo, habló este mediodía con Fernando Niembro en AM950 y se refirió a la polémica situación que vivió hace algunos días con sus hijos, Gastón y Mauricio, que dejaron de entrenar en el club porque el primero de ellos fue bajado a la cuarta división.

“A Gastón [Del Castillo] lo bajaron de división a tres fechas de que termine el campeonato, y no lo bajó Milito, lo hizo el preparador físico”, aclaró el dirigente, quien sí destacó que “no pude hablar con Milito, hace mucho que no lo hago. Me duele que se haya ido de Independiente porque conmigo no tuvo ningún conflicto, pero también me duele que no me hayan dicho por qué bajaron a mi hijo de división”.

A su vez, Del Castillo puso un signo de pregunta sobre la continuidad de los hermanos del Kun en el club: “Le dije a Noray que si no van a tenerlo en cuenta [a Gastón], que me avisen. Hace siete años que los chicos están en el club y nada tiene que ver que sean hermanos de Agüero. Vamos a ver si siguen o no porque hay clubes europeos que me piden que los lleve para allá. Gastón es un estilo Pisano, encarador y atrevido, y en Europa eso les gusta”, disparó.

Para culminar, el padre del Kun habló sobre sus aportes como dirigente de la institución, y del apoyo que recibe de parte del jugador del Manchester City: “Participo en algunas cosas, más que nada acercando empresas. Con Agüero acordamos que no íbamos a traer jugadores e íbamos a ayudar con obras; porque las obras van a quedar para siempre, y los jugadores van y vienen”.

Movimiento fríamente calculado

Gabriel Milito dirigió hoy su último partido al mando del equipo de reserva. En un Libertadores de América vacío, producto de una vergonzosa decisión dirigencial de adelantar el horario del encuentro, el conjunto del Gaby empató 2 a 2 con Newell’ s Old Boys. El partido se debía disputar a las 19, pero finalmente arrancó a las 17 y lo que es peor, se disputó a puerta cerradas, ya que el público recién pudo ingresar al estadio una vez finalizado el match. Ambos goles fueron convertidos por Eloy Rodriguez. La Lepra se puso en ventaja, el Rojo lo dio vuelta y sobre el final, los Rosarinos consiguieron el empate.

El Mariscal eligió un once formado con todos juveniles del club para despedirse de su amado Independiente. De esta manera el Rojo alineó con: Gonzalo Rehak; Fabricio Bustos, Rodrigo Moreira, Facundo Onraita, Alejandro Gómez; Ezequiel Denis, Eloy Rodríguez, Christian Ortiz; Fabián Monserrat, Julián Vitale y Leonel Miranda.

"No tenemos un plan B"

Noray Nakis, vicepresidente de Independiente y uno de los principales apuntados como causantes de la renuncia de Gabriel Milito a la dirección técnica de la Reserva de Independiente, salió a dar la cara y se defendió de las acusaciones. Sostuvo que sus declaraciones anteriores sobre el mal manejo de las inferiores quedaron en el pasado y que no tiene un plan B para reemplazar al Mariscal.

“Con Milito estuve reunido hace dos días, jamás me comentó que pensaba renunciar. Lo vi en los entrenamientos de la semana”, aseguró el vice en Fútbol al Rojo Vivo, quien agregó que “el tema de mis declaraciones ya lo habíamos arreglado”, en relación a las críticas que había hecho por los malos resultados obtenidos en las divisiones inferiores desde el arribo del Gran Capitán.

El armenio sí destacó que “el único problema con él fue el tema de los hermanos Del Castillo. El dueño de los chicos es el padre (Lionel Del Castillo, vocal del club), no quisieron venir a entrenar y quise poner un paño de agua fría. No puedo hacer más, si tengo que atenderlos, los atiendo como se merecen los hermanos de un amigo, pero yo no soy dueño del club.”

A su vez, Nakis aclaró: “Es falso que no atendimos a Miguel Gomis, ayer lo hice pasar a mi oficina con Santiago Rodríguez, estuvimos reunidos intercambiando ideas del tema inferiores. Jamás los hicimos esperar, los invité a tomar algo, como corresponde. Tampoco quisimos tocar el proyecto de Milito, ni tengo nada que ver con la firma del contrato de Gomis y Rodríguez, no hagan castillos en el aire, ni el entorno de Gaby ni los periodistas”.

Con respecto al mencionado proyecto, el dirigente sostuvo que no tuvo muchas novedades al respecto: “Quiero saber cuándo va a arrancar ese proyecto, recién ayer me mostraron la carpeta. Yo vivo para el fútbol, tengo 40 años adentro de esto; en el fútbol no me caso con nadie y nadie me confirmó la renuncia de Milito oficialmente.

Ya pensando en el futuro, el vice se encargó de desmentir la llegada de Nicolás Frutos, quien ya había tenido charlas para manejar las inferiores durante la campaña de Agrupación Independiente: “En el fútbol nadie es imprescindible pero no tenemos reemplazo. Si se va, no tenemos un plan B, pero lo evaluaremos. Con Frutos hablé antes de las elecciones y quiere trabajar en el club pero, en lo personal, no lo veo para el futuro”.

Finalmente, Noray dio un breve panorama político, relacionando la interna nacional con el club: “El socio me eligió para conducir, no para hacer campaña política. El kirchnerismo no simpatiza con Independiente y, si consideran que no somos simpáticos, lo lamento por el fútbol argentino”, culminó.

No es un adiós, es un hasta luego

(COLUMNA DE OPINIÓN) Qué injusticia, lo veo y no lo creo. Es que la verdad duele y es una gran derrota querido Gaby. Perdimos todos. Fuimos derrotados por la envidia de dirigentes que querían quedar en la historia y lo lograron, ya forman parte de la historia oscura y poco ética de nuestro club al haber hablado mal de un gigante, un líder especial y con una humildad que no abunda en estos tiempos.

Fuimos  derrotados porque perdimos  la ayuda de un Director técnico de una calidad humana que hace falta y mucho, tanto en el fútbol argentino como en nuestra saqueada institución. Y digo saqueada porque nos robaron, se ve que no alcanzó con años anteriores y por el momento deciden continuar  en esa misma línea. Nos robaron la ilusión, nos dejaron sin proyecto, a vos y a todo Independiente. Seguramente ayudarás desde afuera, de eso no me cabe ninguna duda, pero no, no es lo mismo. Cualquiera de nosotros sonrió, aplaudió con orgullo y saludó con un “¡Buenas tardes Mariscal!” cada vez que te vimos parado ahí al borde de la línea de cal cuando entramos a la cancha y vimos el partido de la reserva.

¿Cuánto tiempo más hay que sufrir estos errores? ¿Acaso 20 años no alcanzaron para aprender?   Espero que esto nos sirva de lección a futuro, soy de los que creen que todo nos deja una enseñanza y espero sea para mejor. Aunque duele, deja una herida profunda no solo que te vayas sino la forma en la que te vas. Comprendo el por qué y eso me duele más todavía porque quiere decir que la institución todavía no está a la altura de merecer un ex jugador  tan capacitado y comprometido con nuestro club.

Felicito tu actitud y te exhorto a seguir de esta manera inquebrantable toda tu vida Gaby. Nunca dejes que alguien te pase por arriba ni tampoco dejes ningunear al equipo de trabajo que elegiste para el bien de Independiente. Sé que no soy quién para decirte qué hacer y qué no hacer, pero sé que estas palabras que digo son las que vos mismo me dirías a mí y le dirías a todos los que juegan o forman parte de nuestro amado club.

El Rojo es tu cuna, es tu segunda casa, es gran parte de tu vida y eso lo sabemos todos. Sos un ejemplo para los más chicos, ese ejemplo de resiliencia que me gusta decir en muchas ocasiones. Supiste retirarte con la frente en alto en el momento  que creías oportuno debido a una lesión que te tenía preocupado y no te dejaba dar el 100%, no bajaste los brazos, continuaste ligado al club de tus amores y seguirás aportando desde afuera como lo has hecho siempre de manera sencilla y bondadosa.

Dijiste estar cansado de estos atropellos y quiero que sepas que yo también lo estoy y te apoyo plenamente en tu decisión. Gracias por demostrarme una y otra vez que para gestionar este club primero está Independiente por sobre todas las cosas y después todo lo demás. Alguien dijo alguna vez que “La humildad es verdad, y la verdad es humildad”, creo que esa frase es la que mejor te queda en estos días.

Querido capitán de mil batallas, gracias por tanto y perdón por tan poco, solo queda un aplauso largo y extendido de pie por todo el estadio Libertadores de América, que coreará tu nombre y te rendirá honor una vez más.

#ConMilitoNo

Mientras todos los ojos del país futbolero estaban puestos en el Superclásico, una noticia sacudió al mundo Independiente y llenó de asombro e impotencia a la gran mayoría de hinchas del ‘Rojo’: trascendió que Gabriel Milito renunciaría a su cargo como director técnico de la reserva por discrepancias con la actual dirigencia.

Sí, ese Gabriel Milito que fue el emblema y capitán del último gran Independiente, ganador del torneo Apertura 2002; ese Gabriel Milito del “cuando Milito empuja, Independiente quiere”; ese que ganó todo con el Barcelona y decidió volver al club de sus amores, cuando tenía ofertas de la Roma y del Arsenal inglés; ese que no pudo con su físico, pero decidió continuar ligado al club como cabeza de un ambicioso proyecto juvenil para poner la cantera del ‘Rojo’ en la elite futbolística. Ese al que no lo dejaron trabajar.

Ese Gabriel Milito ayer tomó la decisión de dar un paso al costado para darle el gusto a algunos pocos, que ya se frotan las manos queriendo imponer una metodología de trabajo completamente distinta y con otros intérpretes, con una experiencia incomprobable y, definitivamente, sin el carácter de identidad que el ‘Mariscal’ tiene con la camiseta roja.

Es por eso que le pedimos al hincha que haga valer su voz. Que, si bien los resultados no lo acompañen, apoye a la cabeza de este proceso futbolístico que es largo y que, sin lugar a dudas, va a dar grandes resultados; por su capacidad, por su metodología, por sus ganas y por sus formas. No decimos que Milito es más grande que Independiente, pero sí sabemos que el ‘Gaby’ comprende perfectamente esa situación, y trabaja en base a eso.

Mañana, aquellos hinchas que quieren lo mejor para el club de sus amores, y que saben qué es lo mejor, deben ir al Libertadores de América tempranito. A las 19HS quizás sea la última función de Milito como director técnico del equipo juvenil, y así como todos nos acercamos a celebrar su amor por el club en su partido homenaje, debemos hacerlo en este encuentro. Si no podés ir, al menos expresá tu disconformismo en las redes sociales. No podrás cambiar la decisión, pero al menos defenderás los valores principales de Independiente: el amor por la camiseta, el respeto por los referentes y el trabajo.

#ConMilitoNo

MILITO

Últimas noticias

2
Insaurralde entrenamiento
3
4
5
6

Send this to a friend