"Entre 10 y 12 días"

Alejandro Kohan, preparador físico de Independiente, se refirió a varios temas concernientes al mundo Rojo como la recuperación de Leandro Fernández, el estado en el que encontró a Emmanuel Gigliotti y hasta se refirió a la salida de Germán Denis del club.

“A Leandro (Fernández) tuvieron que hacerle una artroscopía. La recuperación se va a demorar un mes más pero está muy bien y con muchas ganas”
, dijo el PF en declaraciones a Radio La Red.

Kohan se refirió al estado en el que se encontró con Gigliotti, quien llegó del fútbol chino en plena pretemporada del conjunto asiático: “Ël hizo una pretemporada pero segmentada. Es un gran profesional, si bien le falta en lo físico, entre 10 y 12 días va a estar al 100%”, avisó.

Para cerrar se refirió a la salida de Germán Denis: “No tengo dudas que en un contexto de tranquilidad rendirá como lo hizo en Italia”.

¿Otro más?

Tal como lo fuera el del pasado semestre, al no comenzar el fútbol este mercado de pases se está extendiendo más de lo debido e Independiente, ante la posible salida de Victor Cuesta y teniendo en cuenta que aun no se aprobó la posibilidad de incorporar un tercer refuerzo para los equipos que disputan torneos internacionales, ya pensó en una movida similar a la de Walter Erviti.

El nombre de Carlos Matheu apareció en el radar de algunos dirigentes que saben que ante la casi segura partida de Cuesta al Inter y sin tener aprobado el tercer refuerzo, pueda llegar de la misma forma que Erviti, declarándose libre por falta de pago.

Si bien la prioridad de la dirigencia es buscar a Alexander Barboza, central de Defensa y Justicia cuyo pase pertenece a River, en este caso la negociación prosperaría siempre y cuando AFA apruebe la posibilidad de un tercer cupo de refuerzos para todos aquellos equipos que jueguen la Copa Libertadores o Sudamericana. Por si acaso, en Independiente ya le buscaron la vuelta y el nombre de Matheu, campeón con el Rojo en el 2010 empezó a sonar y fuerte.

Final incierto

Independiente disputó esta mañana un amistoso ante Temperley en el que increíblemente no se conoció oficialmente el resultado final por un hecho particular ocurrido en el final del partido. ¿Ganó el Rojo 2 a 1 o fue empate en 1?

El Rojo formó con: Campaña; Bustos, Figal, Cuesta y Tagliafico; Domínguez, Erviti y Blanco; Rigoni, Benítez y Meza. En el complemento ingresaron Togni, Barco y Sánchez Miño por Rigoni, Meza y Blanco.

Durante el primer tiempo, Independiente tu posesión pero le faltó ritmo y dinámica arriba. Tan solo una jugada de Maxi Meza que atajó el arquero y un remate de Emiliano Rigoni. Temperley no hizo mucho pero logró abrir la cuenta de la mano de Luciano Vázquez.

En el complemento, con los cambios, sobre todo el de Gastón Togni -autor del empate-, Independiente fue más picante en ataque, el equipo presionó mucho más arriba, se logró esa dinámica que no había tenido en el primer tiempo y tuvo más situaciones más allá del gol (o los goles).

Bien Walter Erviti, si bien a veces abusa de bajar el ritmo, todo pasa por él. Tiros libres, corners, es el dueño del equipo. Nery Domínguez bien parado y generalmente no erra pases, eso en cuanto a la tarea de los refuerzos.

En el final del partido hubo una infracción no sancionada y Ezequiel Barco convirtió el segundo gol. Los jugadores de Temperley discutieron con el juez y no querían sacar del medio. Pretendían sacar el foul -no cobrado-. En un hecho insólito, el árbitro se enojó y decidió terminar el partido, en apariencia, con un triunfo de 2 a 1.

Poker del Flaco

En el segundo partido, donde ambos equipos jugaron con las formaciones alternativas, Independiente derrotó a Temperley 4 a 2 con un poker de Lucas Albertengo que poco a poco va recuperando su forma y mostrando lo que alguna vez supo ser.

El conjunto de Ariel Holan formó con: Rehak, Martínez, Franco, Breitenbruch y Toledo; Rodríguez, Sánchez Miño y Rigoni; Albertengo, Vera y Denis. En el complemento ingresaron Vitale y Barco por Miño y Rigoni, pasando Franco al medio y el mencionado Vitale al fondo.

El equipo fue más ofensivo que el “titular” en cuanto a nombres y a disposición en la cancha. Salió a presionar bien arriba, con más dinámica y velocidad. German Denis, Diego Vera y el propio Albertengo le dieron mucho más peso de lo que tuvo el equipo con Benítez en el primer cotejo.

Albertengo hizo goles de todo tipo, de cabeza, mano a mano, de zurda y de derecha. Con los cambios del segundo tiempo, Barco entró de extremo por la derecha, no atacó tanto el equipo, Temperley manejó algo más la pelota, aunque sin tantas llegadas claras. De hecho, el descuento (2-3) fue un remate de afuera del área.

Buen rendimiento del equipo alternativo, al que se lo vio con más ganas de mostrarse que la primera alineación. Bien por el triunfo y sobre todo por la recuperación del Flaco Albertengo, ese letal delantero que conocimos ni bien se puso la camiseta Roja y que lamentablemente nunca pudo recuperar su nivel tras su rotura de ligamentos en 2015.

"Uno quiere estar ya en competencia"

Nicolás Figal habló esta tarde con los colegas de “ESPN FC Radio”, acerca de la actualidad del plantel de Independiente, de Gabriel Milito, y de la preparación del equipo a la espera de la reanudación de la competencia oficial.

En un comienzo, y en relación a la demora en el comienzo del torneo, Figal manifestó: “Yo creo que este parate viene bien para pulir errores y corregir lo que hace falta

En relación a la preparación que viene llevando el plantel comandado por Ariel Holan, Nicolás sostuvo: “Estos partidos amistosos que venimos jugando sirven para ver donde tenemos falencias y llegar de la mejor manera al torneo“.

Luego, y en torno a los distintos sistemas que probó el entrenador en la pretemporada, ya sea con línea de tres en el fondo, o con cuatro defensores en la última línea, Figal analizó: “Hemos practicado de las dos maneras y a mi me gustan las dos. Uno siempre se siente más cómodo con la manera en la que juega seguido, con línea de cuatro lo hemos hecho mucho con Gabriel Milito, pero con línea de tres me gusta también porque la he jugado con Jorge Almirón y me gusta porque tengo espacio para llegar con pelota y siempre tenes uno más para defender, estás más protegido, pero de las dos maneras me gusta”.

Ariel tiene una base similar a lo que tiene Gaby, salir jugando por abajo, tener buena circulación de pelota, y es algo similar. Es un entrenador que tiene buenas ideas y eso me gusta“, comentó Figal en base a la idea del nuevo director técnico de Independiente, y haciendo un paralelismo con Gabriel Milito.

Acerca de este último, Figal deslizó: “Todavía no tuve la oportunidad de hablar con Gabriel. Tengo muy buena relación porque lo tuve en el selectivo y la verdad que cuando me llamó sabía que tenía que volver para seguir creciendo“.

Ha llamado la atención a más de uno el despliegue tecnológico que utiliza el entrenador en cada uno de los entrenamientos. En base a esto el defensor se expresó: “Cada entrenador tiene sus herramientas y la verdad que la tecnología que aplica Ariel me parece que está muy bien porque están en los errores más chicos y la verdad que está muy bueno, a uno lo potencia, sabe donde tiene que trabajar o qué es lo que falta“.

Volviendo a los nombres propios, Nicolás habló acerca de la salida de Hernán Pellerano. “Con Hernán tenía muy buena relación. Sorprende cada vez que se va un jugador de esa jerarquía pero son decisiones del técnico. Yo creo que a Hernán le va a ir bien en otro equipo porque es muy buen jugador“, y sumado a esto, expresó sus sensaciones respecto de la situación de Víctor Cuesta: “Es un jugador muy importante para nosotros. Nos pone muy contentos que el esté recuperando el nivel que tenía así que me pone muy contento a mi, porque juega al lado mio, y está bueno que esté bien porque me potencia a mi y al grupo también“.

En inferiores jugaba de cinco. El que me pone atrás, en sexta división fue Pancho Sá. Me puso una vez que faltó un central que estaba lesionado y me puso a mi“, contó Nicolás en referencia a sus primeros pasos en el club.

Por último, Figal remarcó: “Uno quiere estar ya en competencia, la pretemporada se va sintiendo cada vez más pesada, porque estamos con ganas de jugar. Pero viene bien porque te hace corregir errores y llegar mejor al campeonato“, cerró.

"Extraño ver un club honesto desde la Doble Visera"

Si uno se refiere a escritores consagrados va a encontrar su nombre, si en el filtro de busqueda agrega hincha de Independiente, también, y nadie dudaría que estamos hablando de Eduardo Sacheri que le concedió una extensa entrevista a los colegas de Radio Mitre en la que se refirió a su inexorable pasión.

“El fútbol es uno de mis grandes afectos en la vida. ¿A quién amo? A mí país, mi familia y mi club”
, arrancó un Sacheri reflexivo quién luego añadió: “Mientras juega tu equipo te olvidás del costado oscuro del fútbol, porque volvés a ser un chico”.

Entrando al mundo del Rojo dijo: “Voy a la sur baja con mi hijo, ahí me gusta hablar de Independiente con los hinchas, después ya no”, e hizo una reflexión dura: “El descenso fue lo más duro que me tocó vivir después de perder a mi viejo”.

Sacheri cerró añorando viejas épocas: “Lo que más extraño es ver un club honesto desde la Doble Visera” y finalizó: “Para mi, Bochini era Batman y Bertoni Superman”.

Feliz cumple Bochita

(INCLUYE VIDEO) Un día como hoy, pero de 1954, nació el jugador más importante de la historia de Independiente, el que hizo gigante a un club enorme, Ricardo Enrique Bochini.

El Bocha, Bochita, El Mago zarateño. Simplemente El. Es que Bochini fue, futbolísticamente, un ser supremo para Independiente. Un adelantado. El más grande.

A modo de homenaje, el recordado programa de Gonzalo Bonadeo en TyC Sports más de una vez le dio espacio al genio Ricardo Bochini, pero en este caso le dedicaron un programa completo con sus 25 mejores jugadas (a elección de la producción de “25”) del Bocha.

Orgullo Rojo recopiló el material y te lo presenta en el día del cumpleaños 63 del Bochita para que disfruten de lo que fuimos y de lo que tenemos que volver a ser.

PRIMER BLOQUE 

SEGUNDO BLOQUE 

TERCER BLOQUE

112 años rojos

Hoy se cumplen 112 años de la fundación del Club Atlético Independiente (o Independiente Football Club).

Si bien el acta de este compromiso no fue conservada, por lo que se tomó como fecha de fundación el 1 de enero de 1905, el club se constituyó el jueves 4 de agosto de 1904, cuando un grupo de cadetes y vendedores de la tienda “A la ciudad de Londres”, se cansaron de que no se los tuviese en cuenta para el equipo “A” y decidieron independizarse.

El lugar elegido para la reunión fue el Almacén de los hermanos Telésforo y Policarpo Fuertes, que quedaba frente a la tienda: en Victoria (hoy Hipólito Yrigoyen) 584, en lo que es actualmente parte del Palacio de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí los ocho originales debatieron el destino de este desprendimiento. Algunos sugerían unirse a Atlanta Athletic Club, pero en medio del debate otro de los oradores reprochó enojado: “¡Qué Atlanta ni ocho cuartos! ¡Nosotros tenemos que tener un club independiente!” Y Rosendo Degiorgi gritó exaltado: “ahí está el nombre: ¡Independiente! Nos llamaremos Independiente”. De más está decir que la moción fue aprobada por aclamación.

Se nombra a continuación una Comisión Directiva Provisoria, constituida por Rosendo Degiorgi (Presidente), Marcelo Degiorgi (secretario), Luis Bassou (tesorero), Nicolás Cabana, Antonio Cabana, Nicolás Bassou, Fernando Aizpuru y J.F. Ipart (vocales).

A lo largo de los años fue llenando de gloria las páginas del fútbol argentino siendo uno de los equipos más ganadores a nivel local, pero sobre todo a nivel internacional, marco donde fue considerado el máximo ganador de copas del siglo XX.

Los últimos años (ya van varios) fueron para el olvido, pero sin embargo en el último certamen, con la vuelta a la primera división el equipo volvió a ilusionar a los hinchas y clasificó a la copa sudamericana. Felicidades Independiente! El desafío para esta nueva vuelta alrededor del sol es volver a ser. Vamos Rojo todavía.

IMAGEN Y FRAGMENTOS: www.clubaindependiente.com

Primera radiografía

El ciclo de Milito en Independiente ya está en marcha y con la pelota, rueda también la ilusión del hincha al imaginar que el rumbo está en las manos acertadas. Si bien el debut aún no tomó color oficial, los primeros amistosos sirven de prototipo del esquema y la idea que pregona el técnico. En éstos, el Rojo demostró sobrados indicios de cómo busca jugar el Gabi, dejando de lado el resultado que obtuvo en cada uno.

Analizándolo en primer lugar desde el punto de vista ofensivo, la construcción del juego se basó en un equipo paciente y dominador, que se torna explosivo en los últimos 25 metros, y con centrales adelantados que hicieron las veces de volantes. A la hora de dibujarlo, podría haber sido entendido como un 4-3-3 o un 4-2-1-3, aunque a la hora de atacar, los laterales jugaron casi de volantes, llegando al área en varias oportunidades y siendo partícipes netos de las ocasiones de gol.

El Torito ofició de nexo principal entre la defensa y el mediocampo. Se lo vio con un rol participativo: es el encargado de hacer girar al equipo, que usa todo el ancho de la cancha, y además se ofrece como una diáfana opción de pase a toda hora. Ortiz o Méndez, de bajos rendimientos ambos, completaron la dupla. Para cambiar el ritmo y explotar en los últimos metros, Rigoni fue quien mayormente ocupó el puesto de extremo izquierdo y Leandro Fernández, el derecho. El Tanque Denis, a quien se lo vio mucho más ágil y movedizo, fue el 9 de referencia. Martín Benítez tomó mayor participación jugando suelto, como una especie de mediapunta; conociendo su habilidad en el mano a mano, puede ser interesante lo que logre.

Sin pelota, Independiente se tornó un rival intenso, que te sofoca con su presión adelantada y que entiende que su propuesta de ser protagonista requiere de una recuperación rápida. La marca, de mitad de cancha hacia adelante, suele ser al hombre y no a la zona. En diversas ocasiones, Rodríguez ocupó el lugar de falso tercer central ante las ausencias de los laterales adelantados. Aún le falta trabajo en este aspecto, aunque cabe resaltar que todavía no se contó con Víctor Cuesta, un hombre que -todos suponemos- será titular.

Claro está que los intérpretretes irán variando de aquí al comienzo del campeonato, y algunas de las caras nuevas han hecho un trabajo que dio que hablar. El caso más llamativo es el del juvenil Ezequiel Barco. Lo que se dice no es sanata: tiene un talento enorme y una capacidad de desequilibrio sorprendente; es muy ágil y habilidoso, aunque no debe olvidarse que hay que llevarlo como lo que es: un chico de 17 años. Seguramente tenga oportunidades con un técnico que promueve jugadores de las inferiores.

Otro ejemplo es el de Nicolás Figal. El préstamo le vino bien para solidificarse. Ya no es más ese pibe que sobra las jugadas siendo central, sino que entiende que debe descargar rápido y seguro, y además tiene la técnica necesaria para lograrlo; Damían Martínez aún no termina de acoplarse al 100%. Hoy por hoy, está al nivel de Toledo, pero su capacidad técnica es mayor; a Albertengo aún le falta recuperarse para estar entero. Todavía se lo ve falto de ritmo; y Sánchez Miño jugó muy poco como para evaluarlo.

El paradigma de Milito es un giro de 180° en relación al prisma con el que entiende el fútbol Pellegrino. A grandes rasgos, Independiente simuló ser un equipo sumamente físico, ancho e intenso que le gusta jugar con la pelota en los pies y que quiere ser el protagonista del partido. No creo que escuchemos muy a menudo la frase “no se jugó bien pero se ganó” de la boca de un entrenador que proclama este estilo de juego. Usa todos los espacios del rectángulo y aprovecha al máximo cada posición de los jugadores.

En la retina de los que lo pudimos ver, seguramente haya quedado una imagen alentadora. La primera prueba será en dos semanas ante Defensa y Justicia, por Copa Argentina, en un encuentro a todo o nada. Ahí será el turno de la puesta en escena de un esquema que parece promisorio y que, bien o mal, intenta desarrollar lo que el hincha de Independiente anhela ver: juego ofensivo.

Los 73 del Chivo

Hoy es el cumpleaños de uno de los mejores jugadores de la historia de Independiente, el gran Ricardo “Chivo” Pavoni quién fuera conocido como el capitán de América por todos los títulos continentales que ganó en el club.

Ricardo Elbio Pavoni Cúneo nació en Montevideo el 8 de julio de 1943 y debutó en el Club Atlético Defensor de esa ciudad, pero a los 21 llegó al Club Atlético Independiente de Avellaneda, Argentina, para suplir a Tomás Rolan, que había sufrido una grave lesión. Debutó con Independiente el 24 de marzo de 1965, en un partido de la Copa Libertadores que enfrentó a su equipo con Boca Juniors y que venció por 2 a 0.

Ganó nada menos que 5 Copas Libertadores, 3 Interamericanas y la recordada Intercontinental ante Juventus en Italia. A nivel local obtuvo los títulos del Nacional 67 y Metropolitanos 71 y 72.

Tras su retiro como jugador profesional pasó a entrenar equipos inferiores en el Rojo. Además, ha dirigido varias veces al primer equipo en la Primera División tras el cese de algún entrenador.

Lo mejor, en su día, para una parte grande de la enorme historia de Independiente.

Últimas noticias

2
3
5

Send this to a friend