El fixture de Independiente completo

Una vez confirmada la primera fecha y cuándo se jugaran los clásicos, la Asociación del Fútbol Argentino determinó el cronograma completo de partidos que deberá jugar Independiente en el nuevo torneo de 30 equipos.

Además de los dos partidos ante Racing, el Rojo deberá visitar a River, Vélez y Godoy Cruz, mientras que recibirá a San Lorenzo y Rosario Central, sólo por destacar algunos puntos importantes dentro del fixture, que se muestra completo a continuación:

FECHA 1

07/02 – Local vs. BELGRANO

FECHA 2

14/02 – Visitante vs. GODOY CRUZ

FECHA 3

17/02 – Local vs. ROSARIO CENTRAL

FECHA 4

21/02 – Local vs. RACING

FECHA 5

28/02 – Visitante vs. RIVER

FECHA 6

06/03 – Local vs. COLÓN

FECHA 7

13/03 – Visitante vs. BANFIELD

FECHA 8

20/03 – Local vs. PATRONATO

FECHA 9

03/04 – Visitante vs. SARMIENTO

FECHA 10

10/04 – Local vs. OLIMPO

FECHA 11

17/04 – Visitante vs. VÉLEZ

FECHA 12

24/04 – Visitante vs. RACING

FECHA 13

01/05 – Local vs. SAN LORENZO

FECHA 14

08/05 – Visitante vs. GIMNASIA

FECHA 15

15/05 – Local vs. ARSENAL

FECHA 16

22/05 – Visitante vs. QUILMES

Debuta con un Pirata

La Asociación del Fútbol Argentino confirmó el formato y sorteó el fixture del próximo torneo. En una nueva bizarreada, los 30 equipos que disputarán la competición se dividirán en dos zonas de 15 equipos cada una. Jugando un partido todos contra todos, y un partido “interzonal” ida y vuelta contra su clásico rival, que estará en el otro grupo.

Según lo que depararon las bolillas, Independiente debutará ante Belgrano de Córdoba en condición de local, el primer fin de semana de febrero. Los clásicos ante Racing se disputarán en la fecha 4 (21 de febrero) en el Libertadores de América, y en la fecha 12 (24 de abril) en el Cilindro de Avellaneda. En esa jornada, la 12, todos los otros equipos jugarán ante sus rivales emparejados.

Además del Pirata, el ‘Rojo’ comparte grupo con River, San Lorenzo, Rosario Central, Gimnasia de La Plata, Godoy Cruz, Quilmes, Arsenal, Vélez, Olimpo, Banfield, Colón, Sarmiento de Junín y Patronato de Paraná. Sin dudas, es la zona más pareja del certamen.

Una vez que se disputen las 16 fechas (sólo habrá una entresemana, el miércoles 17 de febrero), los dos ganadores de cada zona jugarán una final en cancha neutral para definir al campeón el día 29 de mayo. Ambos clasificarán a la copa Libertadores, al igual que los dos segundos de cada grupo.

Resta por definir, entre otras cosas, si de una buena vez por todas se confirmará el regreso de los hinchas visitantes para todos los partidos, o se mantendrá la modalidad de habilitar esta función en dos o tres partidos por fecha.

zonastorneo

"Vamos a llegar a un acuerdo"

El Presidente de Belgrano, Armando Pérez, se mostró confiado en que entre Belgrano e Independiente llegarán a un acuerdo por Emiliano Rigoni y en entrevista con Diario Olé expresó: “Está muy avanzada la negociación, en 48 hs podría definirse, creo que vamos a llegar a un acuerdo”.

Aunque no hay confirmación oficial, en Belgrano venderían el 50% del pase del volante externo a cambio de un millón y medio de dólares. Independiente, por su parte, querría cerrar la operación por una cifra menor y ceder a préstamo por 18 meses a Franco Bellocq.

Pasan los años

Escribo esto con total dolor por haber perdido una final, nada más y nada menos, que con el clásico rival. No me conformo con haber ganado en su cancha, ni tampoco con que haya sido con 9 jugadores. Tanto yo como vos soy el primero que deseaba clasificar a la Copa. Pero si la cosa se dio así, fue por un conjunto de errores, algunos sutiles y otros graves, que marcan la diferencia entre un equipo que está para pelear la gran competición continental, y otro que tendrá que vérselas con los más débiles de la región.

A éstas horas, sólo abunda la bronca. Porque el domingo Independiente demostró que tenía el potencial y el nivel para ganar la serie. Si en lugar de salir a especular y a hacer quién-sabe-qué la semana anterior, se proponía atropellar a su rival tal como lo hizo en el Cilindro, la historia hubiese sido diferente. O quizás no. Pero, al menos, la bronca no estaría tan alimentada.

La semana pasada pedí que tuvieran orgullo y que salieran a jugar como hombres. Nadie lo leyó, como dice Eña, pero al menos la mayoría sintió estar en deuda y hubo un cambio de actitud. El factor “perdido por perdido” también surgió efecto y favoreció a Independiente, a quien no le quedaba otra que dejar una buena imagen. Por la figura de Saja y por algunas jugadas puntuales que no concluyeron del modo esperado, no se hizo historia.

Aunque buscar desperfectos a estas horas sea en vano, caminar sobre nuestros propios pasos debería llevarnos a resaltar aquello que se hizo mal: lo que ocurrió desde el primer momento hasta hoy.

Hay fallas muchísimo más grandes que haber dejado pasar esos tres puntos que separaron al cuarto, Racing, del quinto, Independiente, y que dictaminó que ellos fuesen quienes definieran de local. Sin embargo, está expuesto que una serie de puntos que se han regalado derivaron en el puesto que ocupó el equipo. Estudiantes, Huracán, Aldosivi, por citar algunos de la era Pellegrino.

Adentrándonos en lo realmente grave se encuentran los jugadores que salen a bailar un jueves a la noche cuando el viernes debían entrenar para disputar, quizás, el partido más importante de sus vidas, por ejemplo; o que un integrante del plantel se rebele contra las indicaciones que le da el técnico y lo mande a cagar, también en el mismo contexto. Esa gente no es más que Independiente, a pesar de que así se crea. Pellegrino no tuvo más remedio que incluirlos para el domingo, por cuestiones futbolísticas y éticas que evitaran el qué dirán. Pero a partir del 1 de enero, esas personas deberán ser excluidas.

En lo netamente futbolístico, el técnico, quien demostró ser un gran motivador además de un excelente profesional y alguien con mucha seriedad para trabajar, deberá entender cómo se plantean los partidos decisivos. Y no lo digo solo yo, sino que él mismo lo expresó en conferencia de prensa el domingo. Es un problema que acarrea desde su época en Estudiantes de La Plata y que, si quiere ganar algo con Independiente, deberá modificar. La vuelta contra Independiente Santa Fe en Colombia; el partido de ida frente a Racing; el segundo contra Arsenal por Copa Sudamericana, encuentros en los que solo servía ganar, se especuló demasiado y, salvo el último, terminaron siendo letales para su currículum (y no cuento el de Lanús en Copa Argentina porque recién asumía el cargo).

Lo que viene ahora es un mercado de pases que debe ser adecuado a las necesidades del plantel y no abultado porque sí. Basta de priorizar la cantidad por sobre la calidad. Independiente tiene un once titular muy bueno, pero un banco de suplentes que se sepulta su propia tumba. Se tiene que apuntar a tres o cuatro refuerzos de calidad, y no a nueve que incluyan a jugadores simil Pereyra Díaz, Aquino y demás.

Boca, River, Racing, San Lorenzo, Huracán y Rosario Central entraron a la Libertadores y tendrán la cabeza ocupada en ella el campeonato que viene, que, por cierto, será corto. No existe una excusa que ampare la posibilidad de no ganarlo. Los cuatro grandes, uno de los mejores conjuntos del campeonato y el equipo revelación estarán enfocados en un objetivo mayor, y salvo Boca, el resto no posee un plantel tan amplio como para pugnar en ambas competencias -esto está sujeto a lo que ocurra con las transferencias-. Es la oportunidad para revalidar un título que no se consigue hace 13 años. Si no se consigue, que se considere un fracaso.

Otro año que ofrecía un abanico de posibilidades se escapó por la ventana. Que el equipo haya muerto de pie sirvió únicamente para evitar un papelón mayor y para demostrar que, por más recóndito que se halle, aún existe hambre de triunfo. La pasión nos lleva automáticamente a encontrar el lado esperanzador de un híbrido Independiente, engendrado por la historia ganadora y por estos largos años de sequía. Haber terminado cuartos y quintos desde que se volvió a Primera, respectivamente, no alcanza. Haber tocado la base de la Libertadores y luego soltarla no sirvió de nada. Exigimos siempre y así seguirá siendo. En 2016 tiene que comenzar el resurgimiento. La ilusión tiene poco menos de un mes para aferrarse nuevamente.

Que empiece la limpieza

Orgullo Rojo te trae un análisis jugador por jugador del plantel de Independiente, para empezar a pensar en la próxima temporada. ¿Coincidís con nosotros? ¿Quién más debe seguir? ¿Quién debe irse? Leé la nota y contanos tu opinión.

 

ARQUEROS

Diego ‘Ruso’ Rodríguez: Ciclo cumplido. Ya, con 26 años, debe sentir que es el momento para emigrar al exterior. Además sus diferencias con los hinchas son irreconciliables. Se le adjudica casi el 100% de la culpa de la eliminación de la Copa Sudamericana y nunca descolló en los partidos importantes, donde más se lo necesita. Debe irse.

Germán Montoya: Su contrato se vence el 31 de diciembre. Si bien quiere sumar minutos como titular, es una buena opción para competir el puesto con el arquero titular. La seguridad de saber que, si algo le pasa al uno, el doce te da garantías. Aunque seguramente sevaya, hay que renovarle, debe seguir.

Facundo Daffonchio: Este arquero tiene 25 años y alterna la titularidad en la reserva con Rehak. Si a esta edad todaví a no tuvo una chance en el primer equipo, claramente es porque no tiene el nivel suficiente para hacerlo. Debe irse.

Gonzalo Rehak: Su edad (22 años) le da un poco más de crédito, pero la situación es similar a la de Daffonchio. Con éste alterna la titularidad en la reserva, aunque suele destacarse un poco más que el otro. Como tercer aquero, debe seguir.

 

DEFENSORES

Hernán Pellerano: Cumplió con creces desde que llegó. Le dio a la defensa el orden y la voz de mando que no tenía Almirón y, por consiguiente, su titularidad en el próximo torneo debe ser indiscutida. Debe seguir.

Victor Cuesta: Le aporta calidad y buen pie a la zaga central. Sus actuaciones fueron similares al recorrido de una montaña rusa. A veces mostró un nivel altísimo y otros paupérrimo, con idas y vueltas incluso durante un mismo partido. Se compró el otro 50% de su pase para evitar una oferta inesperada, pero hace bastante que está en el club y, por su edad, si llega una cifra satisfactoria y se consigue reemplazante, debe irse.

Gustavo Toledo: Empezó muy mal, continuó muy bien y cayó en la mediocridad en los últimos partidos. Si bien no tiene un nivel descollante, es el mejor lateral derecho que jugó en Independiente en los últimos años. No abundan variantes en su puesto, debe seguir.

Nicolás Tagliafico: Independiente debería buscar más Tagliaficos por el mercado. Un jugador que está siempre al límite pero que rara vez es amonestado. Deja la vida en cada pelota y, aún con sus falencias, se destaca su sacrificio. Marca como un pitbull y ataca bastante decentemente. Debe seguir, por lo menos un par de años más.

Nicolás Figal: exceptuando por el detalle que es derecho, es el reemplazante natural de Cuesta en la defensa de Independiente. El DT ya le informó que deberá buscarse equipo para la próxima temporada, lo cual es lógico: Demostró que la primera de Independiente le queda un poco grande (todavía) y no puede desperdiciar su potencial siendo el quinto central del plantel. Debe irse.

Emanuel Aguilera: Que yo recuerde, jugó bien sólo sus primeros cuatro partidos en Independiente. De todas formas, se lo puede tener en cuenta si comprende que su puesto en el plantel es el de un cómodo suplente de los centrales titulares. Debe seguir.

Mauricio Victorino: Hay que renovarle ya. Su carrera exitosa, su extenso palmarés y, sobre todo, su personalidad, deberían convertirlo en el líder del vestuario de Independiente. Si yo fuera el DT, sería mi capitán. Pero él quiere sumar minutos y sabe que con Pellerano adelante tendrá muy pocos. Se irá, pero para mí debe seguir.

Lucas Villalba: Tuvo oportunidades suficientes como para demostrar su verdadero nivel. Seguramente será un gran lateral izquierdo en algún equipo del interior del Nacional B. Debe irse.

Emiliano Papa: Tiene 33 años, cobra una fortuna y es suplente. No gravitó como volante y, como lateral, lo desbordaron por todos lados. Si su sueldo fuera menor, sería un gran suplente, pero gana demasiado como para comer banco. Debe irse.

Javier Báez: Sí, está en el club. No sabemos bien qué hace. Debe irse.

Alexis Zárate: En su mejor momento, situaciones extrafutbolísticas lo hicieron alejarse de la titularidad. Actualmente no recuperó su nivel y su edad lo obliga a buscar nuevos horizontes para beneficiar su desarrollo. Quizás en el exterior pueda conseguir que su pasado no lo condene. Por su bien, debe irse.

 

VOLANTES

Jorge Ortiz: Es un jugador cuando está al lado de Jesús Méndez y otro cuando juega con Vitale o el Torito Rodríguez. Le costó adaptarse a su posición, pero fue figura en varios partidos. Además, recién llegó. Debe seguir.

Jesús Méndez: Qué tema Méndez, ¿no? Sin él, el equipo pierde. Con él, el equipo se queda con diez casi todos los partidos. Es claramente un jugador de calidad pero sus problemas psicológicos hacen que su consideración baje bastante. Más allá de todo, recién un amigo me decía ‘a los que saben jugar al fútbol dámelos siempre’. Debe seguir.

Diego ‘Torito’ Rodríguez Berrini: Le costó este semestre luego de la lesión. Con el tiempo recuperará el nivel al que nos acostumbró en sus primeros partidos y será un dolor de cabeza dejar a uno de los primeros tres nombrados en el banco. Debe seguir.

Julián Vitale: Si bien su nivel no es superlativo, es un buen reemplazante para cualquiera de los primeros tres que mencionamos arriba. El juvenil todavía tiene el crédito abierto. Debe seguir.

Franco Bellocq: Su nivel no es bueno. Para nada bueno. Demostró tener mucho potencial pero lo mata la presión de jugar en la Primera de Independiente. Lo peor es que él debe saber esto, y en un intento desesperado de demostrar tranquilidad sobra muchas jugadas y termina perdiendo el mediocampo. Sin dudas sería titular en otro equipo de esta categoría que no tenga tantas presiones como Independiente. Debe irse.

Federico Mancuello: Ayer leí un tweet que decía que a Mancuello le resetearon la configuración de fábrica. No ve la hora de irse y nosotros no vemos la hora de vender por una buena suma de dinero. Si bien es casi imposible que vaya a Europa, mercados como México o Brasil pueden servirle como trampolín para cumplir su sueño. Si llega una buena oferta, debe irse.

Juan Manuel Trejo: El ‘Tucu’ pareció haber perdido todas sus chances, pero resurgió como un ave fénix (bastante devaluada) cumpliendo labores aceptables por la banda izquierda. Es un suplente aceptable, debe seguir.

Christian Ortiz: El ‘Titi’ no tuvo chances en primera y no las va a tener. El DT avisó que no lo tendrá en cuenta y, claramente, a su edad le va a ser difícil explotar. Debe irse.

Matías Pisano: El ‘enano’ es otro que tiene ganas de irse, lo demuestra cada vez que ingresa a la cancha. Claramente se cansó de estar en Independiente. Tiene un potencial enorme y sin dudas es uno de los jugadores más desequilibrantes en el plantel, pero es al pedo retenerlo si no juega al 100% de su capacidad. Si llega una buena oferta, debe irse.

Claudio Aquino: El ‘Roña’ es un caso raro. Todavía es joven y espero que entienda que su labor debe ser la de una alternativa para enfriar los partidos y tener la pelota cuando el resultado es favorable. No veo por qué no puede ser un buen suplente. Debe seguir.

Cristian ‘Cebolla’ Rodríguez: Acá la última frase está clara, ¿no? De todas formas, necesitamos que hoy mismo empiece con su pretemporada, que esté al 100% físicamente y que demuestre el doble de lo que demostró jugando a media máquina durante todo este semestre. El Rojo, al igual que más Taglaficos, debería buscar más Cebollas. Debe ser el capitán del equipo. Debe seguir.

Francisco Pizzini: No tuvo chances con Pellegrino ni tampoco las va a tener. Parece demasiado tierno para la Primera División. Si a eso le sumamos que, desde enero, cobrará 400mil pesos, su salida está clara. Ahora, ¿quién va a querer pagar ese sueldo por este jugador? Hay que solucionar este tema de forma urgente. Debe irse.

 

DELANTEROS:

Diego Vera: Otro más que se aplica a dos casos de más arriba. Hay que traer más Veras, por favor. Es de los mejores delanteros que tuvo Independiente desde que tengo uso de razón. A la altura del mejor Cuqui Silvera, del mejor Tanque Denis. Debe ser el segundo capitán, el emblema y el nombre que adorne las espaldas de las camisetas en la tribuna. Debe seguir.

Juan Martín Lucero: Lucero tuvo muchísimas oportunidades. Varias las desperdició pero otras tantas (como el partido de ayer) las supo aprovechar. Con un poco más de continuidad sería un buen titular, pero con Vera y el que venga (porque va a venir un delantero) es difícil que la tenga. De todas formas, debe seguir.

Lucas Albertengo: El crédito está más que abierto para el goleador. Su rotura de ligamentos nos dolió a todos, incluso cuando no venía jugando bien. Que se recupere, que vuelva, que la rompa. Debe seguir.

Jorge Pereyra Díaz: Es parte del plantel de Independiente. Lo aclaro porque muchos se olvidaron. Se le termina el préstamo y vuelve a Malasia a romperla al lado del Patito Rodríguez. Gracias por todo Jorge. Debe irse.

Martín Benítez: Sin dudas debe seguir. Pero debe seguir jugando a este nivel. Tiene que entender que este semestre puede ser el trampolín que lo catapulte a Europa. Ya demostró en los últimos meses que tiene potencial para ser la manija en ataque del equipo, y varios clubes en el viejo continente ya le echaron el ojo. Que no lo tire por la borda. Debe seguir.

Ezequiel Vidal: La pulguita recién hace sus primeros pasos en la Primera División de Independiente. Su nivel superlativo en reserva nos hace ilusionar con que se transforme en una buena variante para la nueva temporada. Independiente tiene que hacer uso de la opción de compra por él y por Domingo Blanco. Debe seguir.

 

Portación de apellido

Independiente terminó el clásico con nueve jugadores. ¿Por qué? Por una justa expulsión a Jorge Ortiz después de un topetazo a un rival, y por un inexistente codazo de Jesús Méndez a un contrario. La sanción de Loustau contra el ocho del Rojo puede expresarse de una sola forma: lo echó porque es Méndez.

Corrían 36 minutos del segundo tiempo. El partido iba 1-1 e Independiente necesitabamente un gol para poner contra las cuerdas a Racing en los últimos minutos. Méndez disputa una pelea con Acuña, gana limpiamente y luego intenta descartar al volante académico con un movimiento ampuloso, el ‘Huevo’ cae al piso exageradamente. El línea, a centímetros de la jugada, ni se inmuta. Pero Loustau sale corriendo con la roja en la mano para expulsar a Jesús.

Los relatores de la TV Pública (podrán chequearlo en el video) dicen ‘UUUH’ con la misma sensación que tuvo el referee: Codazo del ocho y a las duchas antes de tiempo. Sin embargo, la repetición muestra claramente como Méndez gana la posición lícitamente y Acuña, pillo y sabiendo el prontuario del ex Central, aprovecha la situación para caer desplomado como si le hubieran tirado un balazo.

Esa expulsión, claramente, no condicionó el resultado (ya que, de todas formas, terminamos ganando), pero sí desacomodó a Independiente en el momento en que más necesitaba mantener la cordura y la paciencia. En la próxima jugada, Ortiz fuera de sus casillas también vio la roja y en la subsiguiente, Pisano metió otro codazo que no fue advertido por el juez, quien amonestó al jugador de Racing por ‘simular’.

Así, Méndez sumó una nueva expulsión en Independiente (la anterior, al igual que esta, por portación de apellido ante Belgrano) y se perderá el primer partido del próximo torneo. Eso si es que decide seguir en el club. ¿Debe seguir en el club un jugador que te deja con diez incluso cuando no tiene culpas?

Lo merecido

Independiente le ganó a Racing en el Cilindro en un partido donde fue y propuso más que su rival, que tuvo como figura a Sebastián Saja que sacó varias pelotas de gol.

Ante la final exclusión de Diego Vera, Juan Manuel Trejo entró para conformar una línea de dos volantes centrales entre Ortíz y Méndez, dejando a Mancuello liberado, más que nada sobre la izquierda y tres hombres de punta con Benítez, Lucero y el “Tucu”.

El Rojo salió a hacer lo que sabe hacer contra Racing todos los partidos y que no hizo en el partido de la ida en el Libertadores de América. Sabemos el miedo de los jugadores blanquicelestes cuando el rojo aprieta a los defensores y no los dejan salir con comodidad, y se notó que no estaban conectados porque tanto a Lollo como a Sánchez le costaba encontrar a sus compañeros y lo único que podía hacer era tirársela larga a Bou, quien los primeros minutos se mostró muy fino para aguantar la pelota ante la marca de Pellerano. Por su parte, los dirigidos por Pellegrino en cambio, se hacían fuertes desde el buen trato de pelota que siempre ofrece el doble cinco del “Marciano” y Jesús, que circulaban el juego a uno o dos toques llevándolo para el sector izquierdo, donde Tagliafico pasaba casi siempre al ataque para juntárse con Trejo.

Y así el más grande de Avellaneda fue generando situaciones, lo tuvo al comienzo Lucero, anticipando a los centrales y después probando de media distancia  El equipo era corto, con los centrales cerca del circulo central, lo que ayudaba que la transición defensa-ataque sea rápida y ordenada.

El “Gato” jugó bien, con acitud y pivoteando varias jugadas para la llegada libre de los mediocampistas. Y eso hacía bien Independiente, llegar con varias personas al área para quitar referencia a los centrales como en el gran cabezazo que, otra vez, Saja le sacá al delantero rojo.

El segundo tiempo el empuje de Independiente duró los primeros minutos. Después el equipo de Cocca se adelantó e intentó entorpecer la salida del Rojo que en ese lapso abusó del pelotazo a causa de la marca que ofrecía el local. Y por eso “Longaniza” mandó a la cancha al “Cebolla” por Mancuello, que ya se mostraba un poco cansado y quieto, porque necesitaba alguien que desde el medio junte marcas y pueda descargar a los laterales.

Así llegó el tiro libre con falta de Lollo sobre Benítez, que con un gran disparo abajo al palo del arquero nos hacía ilusionar con la remontada, porque todavía quedaban 20 minutos y porque los primeros dos, luego del tanto, los jugadores de Racing se mostraban “nocaut”, revoleando la pelota y llegando tarde a los cruces.

Pero Independiente no clasifica a la Libertadores porque lo merece, porque cada vez de este año que pudo conseguir una victoria verdaderamente relevante, no lo hizo, y así fue que vimos cómo tras el gran centro de Acuña, Lollo cabecea inauditamente sólo dentro del área y pone el 1-1 que ya definía en gran parte la serie.

Ahora los minutos transcurrieron con mucha emotividad, pero con poco impetu por parte de los jugadores que notaban como todo el gran esfuerzo hecho se desvanecía. La diferencia la marcaba más que nada Benítez, encarando por el centro y con los desbordes de los laterales que servian para mover a la buena defensa del rival.

Después, Méndez es mal echado por Lousteau (aunque en su acción demuestra poca inteligencia al exponerse a esa jugada) y a los pocos minutos Ortíz comete una chiquilinada que deja al equipo con nueve.

Todo estaba perdido. El partido termina 2-1 con un gol de Lucero en el minuto 45 porque Independiente volvió a apretar y a mostrar fuerza cuando todo ya estaba fuera de su alcance. Es cierto, pudo ganarlo con la de Cuesta, pero hay que preguntarse qué es lo que pasa por la cabeza de estos jugadores cuando tiene todo o varias cosas a favor. Le gusta correr de atrás y alcanzar al primero, pero después vuelve a trotar y pierde.

Y eso es lo que pasó el domingo pasado en nuestra casa, que nos termina ahora dejando sin disputar el máximo certamen continental. se jugó con miedo  cuando había que jugar con valor y jerarquía. Hoy en el “Cilindro” se jugó muy bien y se le ganó al clásico rival con dos jugadores menos, quizá la Libertadores era un reto muy alto para este plantel, porque demostró que le falta algo, pero que está en el buen camino. Con dos o tres jugadores de jerarquía se puede potenciar lo bueno que se hizo este año.

Y así se terminó el 2015 para Independiente, y aunque cueste aceptarlo porque siempre lo queremos ver ganar, el equipo tuvo lo que él mismo se buscó y generó, tuvo lo merecido.

 

"Morimos de pie"

Juan Martin Lucero, habló luego de lo que fue la victoria en el Cilindro por 2-1 que no alcanzó para que el Rojo Ingrese a la Libertadores. Allí analizó el partido, su actuación y su gol sobre la hora.

“Hicimos un gran partido, en el primer tiempo tuvimos chaces claras, pero Saja estuvo muy bien” analizó Lucero, quien tuvo varias situaciones de gol a lo largo del partido, pero que sólo pudo meter la última, sobre la hora, para el resultado final.

Continuando con su análisis, el ‘Gato’ expresó: “Nos vamos orgullosos porque dejamos todo hasta el final, quizás si no se nos hubiese salido la cadena no nos quedábamos con 9 y podíamos ampliar la diferencia y pasar, o al menos haber terminado mejor”. Y agregó: “Dimos todo y morimos de pie”.

Veintitrés con nueve

Con más actitud que fútbol, Independiente venció a Racing por 2-1 en el Cilindro de Avellaneda con goles del Cebolla Rodríguez, Lollo para la visita y Lucero. A pesar del esfuerzo, no le sirvió para llegar a los penales y Racing se clasificó a la Copa Libertadores.

En un partido que brindó más espacios de los que se esperaban, Independiente no pudo aventajarse desde el juego a ras del suelo y buscó permanentemente por medio de los centros de sus laterales. Sin embargo, Racing se habría ido en desventaja de no ser por la figura de Saja, que sacó todo y más.

En un arranque eufórico, Independiente intentó desde el primer primer minuto de juego con un gran envío de Tagliafico cayó en la cabeza de Lucero, pero el arquero rival comenzó a hacerse protagonista. Y al siguiente, Jesús Méndez sería quien remate desviado.

Ambos equipos comenzaron a disputarse la posesión de la pelota; Racing buscaba generar a las espaldas de Toledo e Independiente agrandarse hacia los costados. A los 9 minutos, otro cabezazo de Juan Martín Lucero avisó, aunque sin peligro.

La primera de La Academia llegó gracias a la potencia de Bou, quien con una corrida infernal desde la mitad de la cancha se sacó de encima a Pellerano y remató fuerte y abajo, al palo izquierdo de Rodríguez. El arquero reaccionó a tiempo pero dejó un muy peligroso que rechazó Cuesta.

La más clara se dio a los 20 minutos, cuando tras una gran jugada de Benítez, Lucero enganchó para adentro, le pegó y la pelota dio en el palo. Y un minuto más tarde, un espectacular centro de Mancuello encontró a Toledo, éste cabeceó de palomita y la pelota se fue besando el palo derecho de Saja.

Sobre el cierre de la primera mitad, otra vez Lucero de cabeza provocó un susto en todo el Cilindro, aunque Saja impidió que el Rojo aumentar y la sacó al córner. Ortiz remataría muy lejos en la jugada siguiente, pero nuevamente el arquero de Racing impidió el gol y la primera mitad se fue con un empate en cero.

A la vuelta, Independiente salió con todas las ínfulas para llevarse la victoria, y a los 10 segundos Mancuello probó al arquero, quien salió atento al complemento. A pesar de esto, las energías gastadas en el primer tiempo fue la principal causa de una merma en el rendimiento.

A los 20 minutos, un tiro libre en la puerta del área sobre Benítez derivó en un remate precioso del Cebolla Rodríguez, recién ingresado por Mancuello, y del cual llegó el gol de Independiente.

Racing comenzó a salir y a los 25 del complemento remató potente mediante Acuña, aunque Rodríguez la despejó bien al córner. Pero sería de ese tiro de esquina que llegaría el empate de Racing, mediante un espectacular cabezazo de Lollo al ángulo.

A falta de 10 minutos, el árbitro interpretó un supuesto codazo de Jesús Méndez y le mostró la roa directa, aunque se vio claramente que no fue intencional y que no ocurrió nada. Dos minutos más tarde, Ortiz sí se haría expulsar correcta y estúpidamente, al embestir a Aued.

3 minutos faltaban para que termine el partido y el Cebolla habilitó a Lucero, que definió perfectamente al primer palo de Saja y convirtió el 2-1. Independiente tuvo la última con Víctor Cuesta que remató alto y no pudo marcar lo que sería el empate en la serie.

De esta manera, Racing venció a Independiente por 3-2 en el global y se clasificó a la Copa Libertadores. El Rojo, por su parte, deberá esperar por lo menos hasta el 2017 para volver a disputar este torneo, pero ingresó a la Copa Sudamericana.

Últimas noticias

2
3
5

Send this to a friend