Averia dos

Además de transformar en remotas las chances de pelear por el título, la derrota ante Gimnasia dejó más problemas en el plantel de Almirón. Son dos los jugadores que se fueron del Libertadores con distintas lesiones y su presencia en el próximo compromiso está en duda.

Sebastián Penco recibió puntos de sutura en su cabeza, por un corte que sufrió en un choque, mientras que Cristian Tula tiene una molestia en el gemelo de la pierna derecha, que empezó a sentir sobre el final del encuentro.

Si bien en principio lo del defensor no pasaría de una molestia, mañana lunes se le realizarán estudios para descartar algo más grave. Recordemos que hace muy poco se recuperó de una contractura que lo alejó de las canchas en la semana posterior al encuentro con River en el Monumental.

En las próximas horas se sabrá si Almirón podrá contar con ambos para el partido del jueves ante Arsenal.

 

"Siempre quiero estar"

Sebastián Penco ingresó con el resultado desfavorable y, como ante Olimpo y Racing en este certamen, marcó el tanto del empate que, a diferencia de aquellos partidos, terminó siendo el resultado final ante Defensa y Justicia. Hoy tras el entrenamiento habló en conferencia de prensa.

“Siempre quiero estar desde el arranque”, se sinceró el goleador quién hace cinco cotejos que no juega como titular. A su vez añadió que “trato de aprovechar cada chance”.

Penco, que convirtió 3 goles en lo que va del torneo, se refirió al buen pasar del equipo en la tabla de posiciones: “Estamos en el lote de los primeros y buscamos seguir creciendo”, cerró el goleador.

A un paso

Independiente dio vuelta el resultado en un partido más que emotivo ante Instituto y queda a un paso del ascenso. Ganó 2 a 1 con goles de Montenegro y Penco. Para La Gloria convirtió Damiani. Se viene Patronato.

La victoria de Huracán de local por 1 a 0 ante Unión ya descartaba la posibilidad que tenía Independiente de ascender esta fecha. El conjunto dirigido por Omar De Felippe, que tenía como  novedad el ingreso de Federico Mancuello por el sector izquierdo en lugar de Morel Rodríguez, visitaba el Estadio Juan Domingo Perón con la obligación de ganar. De llevarse los tres puntos, seguía manteniendo la ventaja de dos con el Globo a una fecha de terminar el campeonato. En cambio, si empataba, seguían igual, mientras que si perdía, La Gloria pasaba al tercer puesto y el Rojo dependía de dos resultados sin contar la propia victoria.

El partido se vivió como una verdadera final desde el comienzo. Ambos necesitaban los puntos y ninguno podía conformarse con un hipotético empate. Con el estadio lleno, soportando 32 mil espectadores -entre los que probablemente había varios infiltrados hinchas del Rojo, teniendo en cuenta que no se vendieron entradas neutrales- la pelota comenzó a rodar. El miedo de arriesgar se notó de ambos lados en los primeros minutos. No obstante, el partido era dinámico, de ida y vuelta y tardó en tener un dominador claro del balón.

La primera situación clara estuvo del lado de los locales a dos minutos de haber comenzado la disputa: en un tiro libre a favor, un centro llovido cayó en un tumulto de jugadores que disputaban la posición, hasta encontrar la cabeza de un jugador del conjunto cordobés que obligó al Ruso Rodríguez a lucirse para enviar el balón al tiro de esquina. Cuatro minutos más tarde, el joven arquero rojo volvió a ser protagonista haciendo un lejano achique cerca del vértice derecho del área grande, tapando correctamente una pelota que podía generar peligro en el arco visitante.

Los minutos pasaban y el partido seguía siendo atractivo y sin dueño de juego. Sin embargo, Independiente comenzó a tapar los circuitos del elenco conducido por Daniel Jiménez y empezó a manejar mejor la pelota. Así, a los 18, tuvo la primera a favor: Franco Bellocq se la “pinchó” a Montenegro para que se filtre en el área, la pelota terminó rebotando en un central cordobés y finalmente le cayó a Insúa quien remató fuerte para la buena tapada de Julio Chiarini. No mucho más tarde, Sebastián Penco, de buena tarea hasta ese momento, tuvo en su cabeza la chance de marcar el primero, pero el “1” local volvió a tapar de gran manera el remate.

            Fue a los 29 cuando la balanza del encuentro, que hasta el momento venía siendo bastante equilibrada, pasó a inclinarse para el lado de Instituto. Es que Independiente volvió a zafar, nuevamente gracias a Rodríguez, en un centro enviado a Emiliano Tellechea que cabeceó de gran manera. Fue córner para el local y en ese mismo tiro de esquina, Lucas Favalli recibió un rebote cercano luego de que la pelota rebotara en Bellocq y volvió a tirar un centro que encontró al ex Independiente Damiani, sólo por el sector izquierdo, quien definió sutilmente al palo derecho de Rodríguez.

El gol le sirvió al conjunto cordobés para afianzarse en el campo de juego e Independiente pasó a sufrir las constantes subidas de Pablo Burzio y Tellechea. De esta manera, los minutos restantes del primer tiempo se fueron esfumando hasta concretarse los primeros 45.

El complemento no tuvo novedades en ninguno de los dos lados, pero el entrenador del equipo de Avellaneda no tardó en ingresar a Francisco Pizzini en lugar de Martín Zapata, cambio que iba a ser fundamental en el desarrollo del encuentro. De esta manera, Montenegro dejó de recostarse sobre el sector izquierdo y pasó a jugar más suelto y Pisano se soltó más por la derecha.

El cambio estratégico le sirvió al Rojo que comenzó a empujar, con coraje y con una notable mejora en el manejo de la pelota y salió recompensado cuando, a los 16, Montenegro eligió rematar de zurda desde afuera del área -en vez de abrir la pelota cuando Pizzini la pedía sólo- y convirtió un golazo clavando el balón en el ángulo superior derecho. De Felippe gritó el gol como nunca y el Rey de Copas pasó a igualar el partido.

Los de camiseta roja comenzaron a dominar la pelota y empezaron a imponerse en Alta Córdoba con ánimos de llevarse los tan deseados y necesitados tres puntos. Pero a medidas que las agujas del reloj bailaban, la inercia del agónico gol de la igualdad comenzó a disminuir y el partido continuó siendo igual de abierto para ambos.

De Felippe notó que el equipo necesitaba más equilibrió y decidió ingresar a Fabián Monserrat, de muy poca participación en este torneo, en lugar del Pocho Insúa. Y el mismo volante fue partícipe de una buena jugada en la que dejó impotente a tres rivales para filtrarse en el área y habilitar a Penco, quien no logró conectar con la redonda.

Un minuto después de haber producido aquel cambio, Javier Velázquez, que había ingresado en el complemento, vio la roja luego de una temerosa falta de atrás ante Pisano, cuando éste se iba sólo en el centro de la cancha.

El partido era atractivo para cualquier amante de este deporte, pero tanto los hinchas rojos como  albirrojos sufrían cada jugada, cada desprolijidad y cada lucha terrenal por el dominio de la pelota. El encuentro podía ser para cualquiera y las impresiones, los nervios y la ansiedad comenzaron a dominar a los protagonistas.

El entrenador visitante agotó el último cambio en el reemplazo de Adrián Fernández en lugar del capitán, Daniel Montenegro. Y en la primera que tocó el paraguayo, estuvo a punto de concretar el segundo: enganchó de derecha a izquierda, remató fuertemente y el arquero envió al pelota al corner.

En ese mismo tiro de esquina, Penco se erró un gol insólito por no llegar a empujar la pelota. Sin embargo, la defensa local provocó otro tiro de esquina y el delantero tuvo su deseada revancha: la pelota le quedó rebotando y, sin dudar, le pegó fuertemente al techo del arco para poner el resultado final 2 a 1. El “9” de área salió a festejar con su ya característica “motoneta”, los jugadores de abrazaron, De Felippe gritó, sonrío y Avellaneda entera festejó un agónico gol de película, a tan sólo instantes de finalizar el partido.

Los minutos pasaron y el Rojo logró aguantar el resultado. Ahora está en la puerta del tan necesitado ascenso a Primera y, a estadio lleno, Patronato visitará el Libertadores de América en donde, de ganar Independiente, volverá por mérito propio a la categoría más alta del fútbol argentino.

"Ojalá todo sea una fiesta"

Sebastián Penco, autor sobre el final de un gol importantísimo, habló con Orgullo Rojo acerca del partido,  su actuación y lo que espera pase en la última fecha. Además dejó un interrogante en cuanto a su futuro.

“Solamente necesitaba la chance como siempre dije y cuando te toca tenes que estar preparado para aprovecharla y rendir” arrancó hablando de su rendimiento.

Cuando le consultaron que les había dicho De Felippe en el entretiempo dijo: “Que había que hacer correr la bola, jugar rápido a dos toques y cuando hicimos eso, logramos la ventaja”.

Sobre el resultado y lo que falta declaró: “Creo que fue justo, hicimos todo para ganar. Lo jugamos como una final y quedó demostrado. Estamos cerca, dimos un paso importante, solamente depende de nosotros de local. Falta un paso más, el último esfuerzo y ojalá todo sea una fiesta”.

Por último ante la pregunta de si pensaba seguir en el club dijo: “Vamos a ver, primero pienso en ascender que es lo más importante”.

Va al frente

Independiente se juega gran parte de sus chances de ascender cuando este sábado desde las 17:10 enfrente a Defensa y Justicia en el Libertadores de América con el arbitraje de Silvio Trucco.

Por eso, Omar De Felippe sabe que lo único que le sirve son los tres puntos, y si bien no está confirmado, el dt pondría toda la carne al asador. Es decir que volverá a jugar con cuatro jugadores ofensivos como Daniel Montenegro, Federico Insúa, Matías Pisano y Sebastián Penco.

Estos jugadores son los que terminaron en cancha ante Douglas Haig de Pergamino y lograron dar vuelta la historia. Sólo faltaría Francisco Pizzini quien va a comenzar en el banco de los suplentes.

De Felippe sabe que ganando el sábado, incluso podría llegar a Córdoba con chances de ascender una fecha antes, pero también que si no obtiene una victoria ante Defensa, en la cancha de Instituto puede quedar sin chances de lograr el ascenso.

Por eso decidió un equipo ofensivo para este peligroso partido contra uno de los equipos que ya ascendieron a Primera. Los 11 del Rojo serián: Diego Rodríguez; Gabriel Vallés, Cristian Tula, Sergio Ojeda, Claudio Morel Rodríguez; Martín Zapata, Franco Bellocq; Matías Pisano, Daniel Montenegro, Federico Insúa; Sebastián Penco.

"No hay que pensar en Instituto"

El delantero Sebastián Penco, autor del gol del triunfo tras conectar un centro del volante Pisano dialogó en reuda de prensa post-entrenamiento y se refirió al encuentro del sábado ante Defensa y Justicia, pautado para las 17.10, en Avellaneda.

“Que Defensa ya haya ascendido no cambia nada, nosotros tenemos que ganar. Es bueno depender de nosotros, hay que ganar los tres partidos que quedan”, resumió el atacante.

Y en la misma línea, el ex delantero de San Martín de San Juan y Nueva Chicago, sostuvo: “No hay que pensar en Instituto de Córdoba antes que en Defensa y Justicia, primero hay que ganarles”.

“Defensa es un equipo duro, que juega con los espacios y juega bien al fútbol, ojalá hagamos nuestro juego y nos llevemos el partido”, agregó.

Consultado sobre si prefiere jugar con otro centrodelantero al lado, o con otro estilo de jugador, Penco señaló: “He jugado con muchos sistemas, tanto con otro 9 como con uno por afuera, uno se tiene que adaptar si quiere estar y poder aportar para el equipo en este momento”. 

Finalmente Penco, que lleva cuatro tantos en el torneo, expresó: “Si no se ganaba en Pergamino íbamos a estar muy complicados. Ya no dependeríamos de nosotros. Por suerte ganamos y todavía podemos lograr el objetivo”, puntualizó.

Parra y Fredes descartados

El plantel de Independiente regresó hoy a los entrenamientos después del triunfo  ante Douglas Haig de Pergamino, resultado que mantiene viva la ilusión del retorno inmediato a Primera.

Tanto Fredes como Parra se entrenaron en forma diferenciada por molestias en los isquiotibiales.

En el caso del volante, los estudios todavía no determinaron si hay ruptura fibrilar, mientras que el goleador ya tomó nota de que sufre un desgarro y quedará al margen de lo que resta del certamen.

En el regreso a los entrenamientos en Villa Domínico, los titulares del elenco de Omar De Felippe realizaron ejercicios regenerativos.

Por su parte, el resto del plantel realizó un fútbol ocho contra ocho en el cual participaron Fabián Assmann, Samuel Cáceres, Nestor Breitenbruch, Fabián Monserrat, Reinaldo Alderete, Matías Pisano, Leonel Miranda, Cristian Menéndez para uno de los equipos.

En tanto que el otro combinado estuvo integrado por Hilario Navarro, Alexis Zárate, Lucas Villalba, Nicolás Figal, Guillermo Pereira, Francisco Pizzini, Martín Benítez y Adrián Fernández.  

 

La sacó barata

Independiente empató ante Ferro en Caballito de manera agónica con gol de Sebastián Penco en tiempo de descuento y continúa afuera de la zona de ascenso cuando restan cuatro jornadas para finalizar el certamen.

El Rojo tuvo un primer tiempo para el olvido pero en el que la terminó sacando barata. Es que si bien, el Rolfi tuvo una situación clara en el inicio del partido cuando el arquero de Ferro salió mal y se la dejó servida, el conjunto local fue superior a partir de conseguir el gol y no ver peligrar nunca su propia valla.

El gol de Pablo Caballero a los 14, tras un rebote del Ruso Rodríguez que el goleador no dudó en aprovechar, posicionó a Ferro en el juego que más le gusta, controlando el partido con o sin la pelota ante un Independiente que vimos en varios partidos de este 2014. Eduardo Tuzzio tuvo a los 22 la chance inmejorable tras un infantil penal de Cristian Tula, pero el ex Rojo lo tiró afuera y le dio aire al visitante.

Las malas noticias en la etapa inicial siguieron llegando porque Marcelo Vidal se tuvo que retirar lesionado por un aparente problema muscular y fue reemplazado por Hernán Fredes.

En el inicio del complemento se vio al mismo Independiente impotente sin poder llegar claramente al arco rival. Ferro se armó para las contras y pudo meter el segundo en los primeros diez minutos pero la mala puntería y el Ruso en alguna ocasión lo impidieron.  Pablo Vegetti, delantero del local, se fue correctamente expulsado a los 13 del complemento por tirarle un intento de puntapié a Rodríguez.

Recién sobre los 30 se vio a un Independiente que puso a Ferro, con un par de centros de Francisco Pizzini, quien había ingresado por Matías Pisano, a sacarla como sea. De hecho a los 32 Penco –había reemplzado a Morel Rodríguez- tuvo la chance más clara hasta ese momento cuando quedó mano a mano pero no le pudo dar de lleno y el disparo terminó siendo rechazado por el arquero al córner.

Luego, Federico Mancuello, el que venía siendo destacado por dejar todo, se hizo expulsar de manera estúpida por tirarle la pelota al juez de línea tras realizar un foul. Tras la roja, el volante que volvió a parecerse al Mancuello de antes, terminó insultando al árbitro Germán Delfino.

En el final lo de nunca, en un centro aislado de Pizzini, Penco anotó de cabeza el 1 a 1 a los 46 del complemento decretando una igualdad que en este torneo extraño quizás le sirva, quizás no. Independiente deberá trabajar muchísimo en estos cuatro partidos que le quedan y ganar, porque jugando como hoy, será muy difícil volver a primera.

Últimas noticias

Send this to a friend