Aguante corazón, aguante

(LA COLUMNA DE COLOMER) Difícil resulta hacer un análisis racional en medio de tanta locura y tanta emoción. Se ganó un partido de esos que quedan para el recuerdo. Por lo emotivo, por la lluvia, por lo agónico y por lo inesperado. Porque parecía una noche tranquila después del 3-1 pero la lesión de Tula rompió el partido y lo que era tranquilidad fue pánico. Y porque cuando parecía que se perdían dos puntos clave, apareció la pirueta de Riaño para hacer estallar la garganta y los corazones rojos.

Aguante corazón, aguante. Aguante porque Almirón sigue sin aprender y hace en el entretiempo los cambios que debería hacer en la semana. Ayer estuvo a dos minutos de pagar caro ese capricho que viene repitiendo hace rato. Esos dos cambios que se regalan nos obligaron a terminar con Tula lesionado y de delantero. Un hombre menos, claramente. Y un equipo partido, desordenado y resistiendo ante un Quilmes que nos metió con pelotazos y pelotas parada. Por las declaraciones post triunfo pareciera que finalmente Almirón entendió que Pisano debe ser titular en este equipo, sobre todo si el que juega en su lugar es Vallés.

Otra vez regalamos un tiempo. A esta altura ya parece una especie de cábala, sino no se entiende como viendo los cambios que generan en el equipo el ingreso de jugadores como Pisano y Pizzini, no se busque hacerlo de entrada. En el primer tiempo volvimos a ver a un Independiente inofensivo, con muchas dificultades para abrir la cancha por los costados y con sus delanteros jugando muy lejos del área. Casi sin patear al arco ni generar situaciones. El gol de Quilmes pareció despertarlo y ahí vimos algo de presión alta, toques de primera y salidas prolijas que generaron las jugadas de los dos penales. Aunque de los dos, solo nos cobraron el primero.

En el segundo tiempo se vio un equipo totalmente diferente. De la mano del desequilibrio de Pisano, el oportunismo de Riaño y la inteligencia y el despliegue del enorme Mancuello. Pero parecía que después de tres partidos, la suerte nos soltaba la mano y nos iba a ser pagar caro las malas decisiones. Y fue ahí cuando apareció una de las mejores virtudes que tiene este equipo: la cabeza. Este Independiente sigue dando muestras de ser un equipo mentalmente fuerte. Tuvo muchas adversidades y nunca se da por vencido. En las últimas semanas dio vuelta el resultado más veces que en los últimos 10 años. Después del empate nadie imaginó el desenlace épico y el delirio final. Y si el equipo demuestra que está bien de la cabeza, nosotros los hinchas estamos bien del corazón. Ayer tuvimos una prueba de fuego.

La ilusión viaja al Monumental. Necesito una reivindicación histórica con esa cancha. Es el partido ideal para dar el salto que necesitamos. Nada de temores ni cuidados. Es a todo o nada. No sirve ir a empatar. Hay que ir a sacar chapa, demostrar que realmente el Rey está volviendo. Aguante corazón, aguante.

El ojo del hincha vs. Quilmes

Orgullo Rojo estuvo presente en la victoria de Independiente 5-3 ante Quilmes y  te contamos cómo están viviendo los hinchas esta racha de triunfos que le permite soñar, al conjunto que dirige Jorge Almirón, con un nuevo campeonato.

“Está claro que el técnico aún no encontró el equipo” nos decía Alberto a la salida del LDA y agregó: “Hay varias fallas defensivas que debemos corregir si queremos luchar por el título. Cada vez que nos atacan, nos convierten y eso no puede pasar. Tenemos que mejorar mucho cuando el equipo retrocede y ser un equipo más corto”.

Por otro lado, Francisco nos decía: “Por ahora al DT le están saliendo los cambios pero sigue sin convencerme. No se explica como Pisano no es titular en este equipo ¿Viste cómo jugó hoy? ¡La rompió! Jugó un partidazo ese muchacho, sin dudas ante River tiene que ser titular” sentenció.

Los hinchas están contentos e ilusionados con la acumulación de victorias seguidas pero saben que el equipo, por momentos, se desorienta y paga caro sus errores. Y ya algunos simpatizantes se animan a palpitar lo que será el clásico con River: “Los errores defensivos que cometimos hoy no podemos hacerlos contra River. No te perdonan ellos. Juegan bien y son ligeros arriba” analizaba Jorge en la tribuna y siguió: “Si bien es cierto que históricamente nos costó ganar en el Monumental, creo que si hacemos un planteo inteligente y no nos suicidamos intentando tirar el achique, podemos tener alguna chance”.

“A River hay que atacarlo por las bandas y robarle la pelota en la mitad de la cancha sino estamos listos” reflexionaba Martín en Alsina y Bochini y continuó: “El técnico deberá trabajar mucho en el sistema defensivo. Particularmente, no me gusta la línea de 3. Para jugar con ese sistema se necesita defensores rápidos y nosotros no los tenemos” concluyó.

Los triunfos, sin dudas, ayudan para que el plantel trabaje más distendido y con más confianza. Sin embargo, el rendimiento del equipo todavía no convence a los hinchas y eso es algo que el técnico deberá trabajar si quiere aspirar a pelear por el torneo.

“Pisano tiene que ser titular contra River” afirmaba Luis al término del partido: “Me pone muy contento el presente de Mancuello. En su momento fue muy criticado, la gente no le tenía mucha paciencia. Pero a base de esfuerzo y buenos rendimientos se fue ganando el cariño de los hinchas. Fue el mejor jugador de Independiente en el fatídico año en la B y hoy está confirmando su buen nivel y lo demuestra en cada partido”.

Independiente ganó su cuarto partido consecutivo y está a un punto del líder River, su próximo rival. Si bien hay varios detalles que corregir, es inevitable que los hinchas se ilusionen con el equipo. El fin de semana que viene Independiente visitará a River y tendrá la oportunidad de afirmarse como candidato. ¿Podrá aprovechar su chance? Esperemos que si.

Se vuelven rojos a diario

En un partido lleno de emociones, Independiente vapuleó a Quilmes por cinco goles. Orgullo Rojo te muestra que titularon los principales medios del país.

El diario Clarín tituló “Independiente hizo cinco goles bajo la lluvia y araña la punta”.

La tapa del diario Olé de hoy: “El partido del Riaño” haciendo alusión a los dos goles de Claudio Riaño y a la cantidad de emociones vividas en el partido.

La tapa de Diario Popular fue: “¡Rojo Tremendo!” y destacó que fue un partidazo en Avellaneda.

Diario La Capital de mar del plata tituló: “Independiente es escolta tras un partido infartante”

El Gráfico, sección deportiva de Tiempo Argentino, destacó el triunfo y las cuatro victorias al hilo que lleva Independiente.

El sitio Cancha Llena, que pertenece al diario La Nación relató: “En una lluvia de goles, Independiente le ganó a Quilmes y alimentó su Sueño”

El Tribuno de Salta fue creativo a la hora de titular: “La Cerveza se la toma el diablo”. Mientras que la sección deportiva de La Gaceta de Tucumán fue más sobria y puso “Sufrió, pero al final festejó”.

Datos Rojos vs. Quilmes

Independiente le ganó sobre la hora a Quilmes y extendió su racha de victorias consecutivas a cuatro, para ponerse cerquita de la punta y soñar en grande. Este partido, tanto por el resultado (5-3) como por las incidencias que se dieron deja muchísima tela para cortar. Aquí, te mostramos las estadísticas más relevantes:

Los cuatro partidos ganados de forma consecutiva no se lograban desde el Clausura 2010, cuando el equipo dirigido por el Tolo Gallego le ganó a Racing, Tigre, River, Chacarita y Rosario Central, sumando así un total de cinco victorias al hilo. De todas formas, este número está lejos del record histórico que el equipo de Avellaneda supo mantener durante 60 años: 12 victorias seguidas en 1938/39.

La última vez que el equipo de Avellaneda había conseguido marcar cinco goles en un mismo partido fue en el recordadísimo 5-4 ante Boca en 2012. Un año atrás, en la fecha 19 del Clausura 2011, le convertía esta misma cantidad a Huracán. Pero este resultado exacto (5-3) no se daba desde el Apertura 2007, cuando Independiente derrotó a Lanús en cancha de Racing.

Diego “El Ruso” Rodríguez fue el encargado de convertir dos goles (ambos de penal) y convertirse así en el arquero más goleador de la historia del “Rojo”. El rubio marcó cuatro tantos (dos en la B Nacional, dos en Primera, todos de penal), mientras que por detrás lo siguen Faryd Mondragón y Oscar Ustari con una conversión cada uno.

Además, Independiente no disponía de dos penales a favor en Primera División desde la victoria 3-0 con Banfield, por el Clausura 2008. En esa ocasión, Germán Denis y Mariano Herron fueron los encargados de convertir. En otros torneos, dos penales a favor fueron cobrados en los partidos de Copa Argentina ante Colegiales (2011) y Santamarina de Tandil (2014).

Con esta victoria, el conjunto de Almirón extiende su paternidad ante Quilmes a 22 partidos, siendo la tercera paternidad más importante de Independiente. Sólo le lleva mayor diferencia a Racing (23) y a Tigre (35). Como contrapartida, el próximo rival, River, es el club que más partidos le lleva al “Rojo”: 22. ¿Serán 21 el domingo?

La táctica para otro día…

Independiente ganó por cuarta vez consecutiva en el campeonato. Lo hizo bajo una increíble lluvia y metiendo cinco goles contra un rival que se hizo fuerte ante las adversidades (lesiones) del conjunto Rojo.

Intentando afianzar un esquema y una idea, Almirón paró una vez más un 3-4-1-2 muy flexible que siempre terminaba defendiendo con cinco. El ya conocido trío de centrales fue Breitrembruch, Tula y Cuesta. En el medio apareció por primera vez Vallés en el lugar que ocupaba anteriormente Droopy Gómez y Lucas Villalba nuevamente por izquierda. Bellocq y Mancuello jugaron de cinco, Montenegro de enganche y Riaño y Lucero de delanteros.

Independiente pareció mucho más comprometido con la idea de jugar por abajo. Seguramente también para aprovechar el suelo mojado y rápido. A diferencia de otros partidos fueron muy pocos los cambios de frente o pelotas largas por arriba, igualmente faltó movilidad, ya que por los costados las paredes y los apoyos eran casi inexistentes. Fue evidente que la inclusión de dos laterales en la mitad estuvo de más, ya que Quilmes no inquietaba tanto por esos sectores y a ambos jugadores se les dificultaba mucho generar desequilibrio por su costado. Además Montenegro no aparecía a espaldas de los volantes centrales y siempre quedaba bastante retrasado.

Franco Bellocq estuvo muy activo intentando armar juego desde el medio y siendo el abanderado de la presión alta del equipo en el primer tiempo. Un período donde el Rojo intentaba hacerse compacto y su línea defensiva jugaba muy adelantada jugando al achique. Pero jugar al achique sin una buena presión es muy difícil de que salga bien. Y así Quilmes se puso en ventaja con una pelota en profundidad que dejó a Sarmiento mano a mano con el Ruso Rodríguez.

Luego, llegó el patadón sobre Lucero en un córner y el empate del arquero de Independiente. Aquí el equipo pareció asentarse más en campo. Pero eso no era suficiente para superar la gran cantidad de defensores que tenía el rival. Por eso, el equipo se fue al descanso sabiendo que de la forma que estaba jugando, se iba a quedar con las manos vacías.

Así nos lo hizo saber el técnico que una vez más realizó dos variantes en el entretiempo y tanto Lucero como Vallés le dejaron lugar a Matías Pisano y Francisco Pizzini para formar, tal cual el partido con Banfield, un 4-2-3-1. Esto abrió definitivamente el partido. Pisano se tornó incontrolable por derecha y Pizzini intentaba lastimar por su sector también. Todo lo contrario a lo que pasaba en el primer tiempo.

Además, Riaño se asociaba muy bien con ambos. Así llegó el penal al 32 y el ansiado segundo gol de Diego Rodríguez.

Después de la ventaja, Independiente parecía que había encontrado su sintonía, ahora Montenegro entregaba mejor, más adelantado, y Mancuello siempre dañaba asociándose con Pizzini por izquierda. Tal es así que en una gran jugada, luego de un rebote largo del arquero Dulcich, Riaño ponía el 3-1.

Y aquí se terminó la parte analizable desde lo táctico del partido, porque lo que le siguió no fue apto para esta tarea. Primero Breitrembruch, que venía teniendo un buen partido tuvo que salir por Ojeda a causa de una lesión. Como si fuera poco, Tula se lesionó un hombro. Realizó un penal infantil y Quilmes se puso 3-2. Después, el mismo capitán se fue de 9 y Bellocq pasó de central, dejando al Bocha de 4. El Cervecero empezó a apretar, se dio cuenta que Independiente estaba golpeado, que estaba grogui. Y así las cosas, luego de uno de los tantos córners que dispuso el visitante, llegó el empate, en una jugada inentendible del fondo Rojo.

Sigue siendo imposible hablar de táctica. Podemos hablar de potrero, de actitud, de ganas, de desfachatez, de vergüenza deportiva, pero no de táctica.

Porque Independiente herido, no claudicó, se hizo fuerte y comenzó a tocar de nuevo. Algo que parecía haber olvidado durante unos 10 o 15 minutos. Y eso hizo que las esperanzas renacieran, porque además a Pisano ya le tiraban patadas voladoras y no lo podían parar. Porque Montenegro, sin ser un defensor clásico, se paró de doble cinco junto a Mancuello y peleó varias pelotas, dejándolo todo. Porque Bellocq jugó de cuatro y le tocó marcar y resistir los embates de Adrián Fernández que iba incansablemente por su sector. Porque Riaño no daba una por perdida, ni siquiera una que le quedaba encima de la cabeza, y que nadie sabe como termino adentro del arco con una pirueta increíble. Porque no dejaba de llover. Porque el estadio ardía en una noche helada.

Y después del gol del ex Boca, Tula volvió a la defensa. Se intentó clausurar el partido, pero ahora el equipo estaba agrandado, a Pisano no lo habían podido parar en toda la noche, y sobre el lateral se la dio a Montenegro que encaró, busco una pared excelente con Riaño, y entró al área en total libertad, con tiempo y espacio, habilitó a Mancuello, que desparramó al arquero de Quilmes y convirtió así su quinto gol en el campeonato y el mismo número de Independiente.

Todo eso sucedió en este partido que ya parecía algo escrito por un guionista de cine. Ya no había tiempo para más. Se terminó un encuentro de esos que nos vamos a acordar por mucho tiempo. Disculpen si este periodista no cumplió bien su labor en el segundo tiempo. Pero no hay manera de hablar de táctica en este partido.

En otro momento nos preguntaremos si es necesario jugar siempre con los dos laterales en el medio, o porqué, según algunos, se queman dos cambios en el entretiempo, dejando al equipo desprotegido ante imprevistos que pueden pasar como hoy. O preguntarnos si el equipo debe seguir jugando o no al achique, o si Montenegro debería jugar más adelantado en el campo. O determinar si Lucero era realmente el pichón de Silvera o un jugador que le cuesta entrar en sintonía con el partido.

Todo esto, se analizará en otro momento, porque la victoria 5-3 sobre Quilmes, hizo que dejemos la táctica para otro día.

Uno x uno vs. Quilmes

Diego Rodríguez (8): Se convirtió en el primer arquero en la historia del Club en meter dos goles en un partido, con dos excelentes ejecuciones. En el primer tanto se la juega mucho a la izquierda, pero es hilar muy fino. Sale rápido ante Romero en el primer tiempo y tapa una bien abajo en el complemento. Seguro con los pies como siempre.

Néstor Breitenbruch (5): Estaba teniendo un correcto partido, controlando su sector. Salió por lesión, quizás la misma que lo hizo entrenar aparte en un momento de la semana.

Cristian Tula (4): Hoy la defensa no tuvo un buen partido y el capitán no fue la excepción. Queda mal parado en el gol de Sarmiento y ya lesionado pierde a Fernández y le convierte penal. Yo vi jugar a Tula de nueve.

Víctor Cuesta (4): No brindó seguridad como en los partidos anteriores, al igual que Tula. En muchas jugadas se tiró mal el achique y eso perjudicó a toda la defensa, el primer gol es un claro ejemplo. Además dejó espacios, como en la jugada que sale rápido el Ruso ante Romero o en la del tercero, que sale para adelante y deja pasar al autor del gol.

Gabriel Vallés (3): Se mostró siempre como alternativa por derecha, pero más allá de algún centro no aportó nada positivo. Habilitaba a Klusener en una jugada clara mal anulada al delantero. Salió reemplazado en el entretiempo.

Franco Bellocq (4): Otro flojo partido del cinco, que tampoco hoy pudo ganar el mediocampo. Fue amonestado por un error de Cuesta. Terminó jugando de central ante la lesión de Tula.

Federico Mancuello (7): Mancu está más dulce que el almibar, otro buen partido del abanderado de este equipo. Rápido y preciso, bien en la marca y jugando en el segundo. Roba la pelota en la jugada del tercero y sobre el final casi convierte el cuarto y terminó poniéndole el broche de oro a este partidazo con un gol inolvidable, en el demuestra la confianza con la que está jugando, tomándose un tiempo para dejar en el piso y eludir al arquero.

Lucas Villalba (3): Otra vez fue de regular para abajo su partido, sin aportes en ofensiva, salvo la chance que tuvo de derecha a los quince minutos. Además su espalda siempre es una invitación para los rivales, aunque eso también es culpa de la posición en la que le pide el técnico que juegue.

Daniel Montenegro (6.5): Flojo primer tiempo al igual que el resto del equipo y muy buen complemento, también en sintonía con sus compañeros. Buenos pases y encuentros sobre todo con Pisano. Hace la gran jugada del quinto gol.

Juan Martín Lucero (4): No tuvo un buen partido, de hecho el mejor aporte que hizo fue recibir un patadón que le dejó la cara maltrecha en la jugada del primer penal. Aunque vale aclarar que solo jugó el primer tiempo y no le llegó una pelota bien, de hecho Riaño en los primeros 45 hizo lo mismo que él.

Claudio Riaño (7): En la primer mitad solo aporta la jugada que el árbitro ve mano afuera del área cuando era un claro penal. Gran segundo tiempo con sus dos primeros goles en el Club. En su primero (tercero del equipo) la tiene que tocar a la red, pero sigue muy bien la jugada. Y en el segundo mete una tijera hermosa para clavar un gol agónico.

Matías Pisano (8): Entró y cambió el partido, ya a los cinco minutos había hecho más que Vallés. Le cometen el segundo penal, hace la jugada del tercero, metió varias apiladas de derecha al medio, dos desbordes, se juntó bien con el Rolfi… Enorme lo del enano hoy.

Francisco Pizzini (6): También fue muy positivo su ingreso, ya que se lo volvió a ver rápido y picante por izquierda. Buena jugada con caño y zurda y apariciones como la del penal a Pisano le redondean un buen encuentro.

Sergio Ojeda (4): Entró por Breitenbruch promediando el complemento con el partido 3 a 1. No tuvo grandes errores, pero el Paragua Fernández lo complicó varias veces.

Jorge Almirón: Cambia todo cambia decía la Negra Sosa y así es este técnico y este deporte hermoso que es el fútbol. ¿Hablamos del técnico que no le encuentra la vuelta a su sistema preferido y por eso se queda sin cambios ante una lesión? ¿Del que mete y saca jugadores como en un álbum de figuritas? ¿O del que después de un flojo primer tiempo cambia el desarrollo y va al frente con los ingresos de Pisano y Pizzini, logrando su cuarta victoria consecutiva y sexta en ocho encuentros? El ingreso de Vallés pareció más pensando en River que en Quilmes. Luego del partido elogió y anunció a un Pisano titular. ¿Cómo jugará en el Monumental?

 

 

Lluvia de goles

Independiente le ganó 5 a 3 a Quilmes en el Libertadores de América en un partidazo y queda cerca de River, rival de la próxima fecha en el Monumental.

El Rojo arrancó perdiendo 1 a 0, se puso 3 a 1 arriba, se lo empataron y lo terminó ganando. Gran partido en Avellaneda. El Ruso Rodríguez (de penal) y Riaño marcaron dos goles cada uno y Mancuello liquidó el partido. Clave el ingreso de Pisano en el segundo tiempo.

El partido empezó como nos tiene acostumbrados Independiente en este torneo, con mucha tenencia de pelota y buscando el gol por todos los medios. Pero los dirigidos por Almirón arrancaron imprecisos y sin poder llegar con claridad al arco de Quilmes, que esperaba atrás y salía de contra.

Así llegó el primero del “Cervecero”, pase largo de Romero, Independiente achicó casi en mitad de cancha y Sarmiento, que quedó habilitado, se fue mano a mano con Rodríguez y puso el 0-1. El Rojo salió con todo en busca del empate. A los 21 minutos hubo un claro penal a favor de Independiente que Echenique no cobró tras una mano dentro del área. De esa jugada llegó un córner a favor del Rojo y ahora sí el árbitro pitó un penal clarísimo tras una patada en la cara de Martín Lucero que el Ruso Rodríguez pateó excelente y cambio por gol. 1-1.

Independiente no se quedó ahí y fue por el segundo, sin embargo nunca pudo aprovechar las bandas para lastimar a Quilmes con Vallés y Villalba y así se fue el primer tiempo.

Para la segunda parte Almirón sacó a Vallés y a Lucero (terminó cortado tras la jugada del penal) y mandó a la cancha a Pisano y Pizzini. De la mano de estos jugadores llegó la jugada del segundo gol, el “7” encaró de izquierda al centro, abrió para Montenegro que lo vio muy bien a Pisano que enganchó para adentro y sufrió la infracción dentro del área. Claro penal, que, otra vez, el Ruso cambio por gol y dejó el partido 2-1.

A los 15 minutos, una buena jugada de Pisano, que cambió el partido, un remate de afuera y un flojo rebote de Dulcich le permitió a Riaño poner el 3-1 y anotar su primer gol con la camiseta del Rojo. Parecía que el encuentro estaba definido, pero, error de Tula (que terminó de 9 por una lesión en el brazo) y penal a Adrián Fernández. Gol de Klusener y 3-2. Quilmes salió un poco más para tratar de empatar el partido, el Rojo se fue metiendo atrás y llegó el empate de Zacaría después de un rebote tras un córner, en otro error defensivo. Increíblemente el partido estaba 3-3.

El reloj marcaba 42 minutos y a Independiente se le iban dos puntos importantes, de local y habiendo estado 3-1 en ventaja. El Rojo fue con todo a ganar el partido y exigió dos veces a Dulcich primero con Pisano y después con un remate Mancuello desde afuera del área, que el arquero de Quilmes mandó al córner. De este tiro de esquina tras un rebote en el área Riaño se elevó, y engancho la pelota de aire con una tijera para poner el 4-3 y hacer delirar a la gente en Libertadores de América. Quedaban pocos minutos y Quilmes se fue todo arriba para buscar el empate.

De una contra con todo el campo libre, Montenegro hizo una gran jugada y le sirvió el gol a Mancuello que eludió al arquero y puso el broche de oro.

5-3, partidazo en Avellaneda. El Rojo está arriba en la tabla y la próxima fecha vistita a River para seguir prendido.

Para seguir sumando

Este sábado, a partir de las 20:10, Independiente recibirá a Quilmes por la séptima fecha del Torneo de Transición 2014, con el arbitraje de Fernando Echenique.

El conjunto de Jorge Almirón buscará prolongar su racha triunfal cuando reciba este sábado al equipo de Pablo Quatrocchi, que viene de vencer como local a Arsenal por 4 a 0.

El “Cervecero” se ubica en la 13º colocación de la tabla con seis puntos, producto de una victoria y tres empates.

El último antecedente entre ambos equipos data de la fecha 6 del Torneo Final 2013, cuando igualaron sin goles en cancha de Quilmes.

Quilmes, que nunca le ganó como visitante al “Diablo”, totaliza diez años sin vencerlo. La última vez que lo superó fue en el Estadio Centenario por la jornada inicial del Torneo Apertura 2004, con un golazo de Raúl Saavedra.

El historial marca que se enfrentaron en 52 oportunidades, con 29 triunfos para Independiente, ocho para Quilmes y 15 empates.

 

Últimos tres enfrentamientos:

Torneo Final 2013 – Fecha 6:

Quilmes   0 – 0   Independiente

 

Torneo Inicial 2012 – Fecha 6:

Independiente   1 – 1   Quilmes

 

Torneo Clausura 2011 – Fecha 6:

Quilmes   1 –  1  Independiente

 

Independiente lleva diez años sin derrotar en su estadio a Quilmes. La última vez que lo hizo fue en la quinta fecha del Torneo Clausura 2004, cuando el equipo dirigido por José Omar Pastoriza se impuso por 3 a 1 con goles de Hernán Losada, Darío Caballero y Agustín Alayes (en contra).*


*Cabe destacar que en el Torneo Clausura 2007, precisamente en la fecha 18, el “Rojo” venció al “Cervecero” por 4 a 1 como local pero lo hizo en cancha de Racing.

El conjunto de Avellaneda no consigue ganar cuatro juegos seguidos desde las jornadas 6,7, 8 y 9 del Torneo Clausura 2010: Racing 1 – 0, Tigre 1 – 0, River 2 – 0 y Chacarita 1 – 0.

 

Algunos jugadores que vistieron ambas camisetas: Adrián Fernández, Jacobo Mansilla, Nicolás Cabrera, Fernando Elizari, Cristian Menéndez, Leandro Gioda, Matías Di Gregorio, Marcelo Pontiroli, Gustavo Reggi, Eduardo Bustos Montoya, Juan José Serrizuela, Sebastián Pena, Fabio Lenguita, Germán Denis.

 

Almirón realizaría dos modificaciones respecto al partido con Banfield: Gabriel Vallés regresaría al once inicial en lugar de Rodrigo Gómez, mientras que en la ofensiva ingresaría Claudio Riaño por Sebastián Penco.

Por el lado de Quilmes, Quatrocchi alistará a los mismos once que vencieron a Arsenal la jornada pasada.

 

Probables formaciones:

Independiente: Diego Rodriguez; Néstor Breitenbruch, Cristian Tula, Víctor Cuesta; Gabriel Vallés, Franco Bellocq, Federico Mancuello, Lucas Villalba; Daniel Montenegro; Claudio Riaño y Juan Martín Lucero.

DT: Jorge Almirón

Quilmes: Silvio Dulcich; Adrián Scifo, Sebastián Martínez, Joel Carli y Lucas Suárez; Nicolás Cabrera, Sebastián Romero, Jonathan Zacaría y Nicolás López; Brian Sarmiento y Gonzalo Klusener

DT: Pablo Quatrocchi.

 

Árbitro: Fernando Echenique.

Hora: 20:10.

Estadio: Libertadores de América.

Lo que viene: A prenderse

El próximo sábado desde las 20:10, Independiente recibirá a Quilmes con el objetivo de acercarse aún mas a River, único líder del campeonato.

El “cervecero” llega al Libertadores de América con 6 puntos, producto de una victoria, lograda el último lunes por 4 a 0 ante Arsenal, 3 empates y 2 derrotas.

El director técnico Pablo Quattrocchi planteó durante todo el campeonato un 442, con su punto mas importante en los dos delanteros. Tanto Klusener como Sarmiento demostraron en lo que va del torneo un nivel superior al de sus compañeros.

La mayor figura de Quilmes, Rodrigo “Chapu” Braña, sigue con problemas en su rodilla derecha y no llegará al partido del sábado.

Quattrocchi piensa repetir el equipo que triunfó en la fecha anterior, pero todavía no pudo confirmarlo. La duda del técnico pasa por la presencia de Lucas Suárez, quien tiene un corte en su rodilla derecha. En el caso de que no llegue en condiciones será reemplazado por Leonel Bontempo.

Por lo tanto, los 11 de Quilmes serían: Dulcich; Scifo, Martínez, Carli, Suárez o Bontempo; Cabrera, Romero, Zacaría, López; Sarmiento, Klusener.

Últimas noticias

2
5
6

Send this to a friend