Nota exclusiva con Rambert

Para celebrar el vigésimo aniversario de la obtención de la Supercopa, nos dimos un gusto enorme. Estuvimos en el Libertadores entrevistando al mejor jugador de aquel torneo, goleador del enorme equipo de Brindisi.

Sebastián Pascual Rambert fue figura, convirtió al menos un tanto en todas las llaves, uno en cada una de las finales y el de la consagración, ante el Mono Navarro Montoya. Ese gol, que nos hizo volar de alegría y hasta nos dimos el lujo de recrear.

Hoy, a 25 años de aquel gol revivimos esta nota del 2014, que espero la disfruten como nosotros al hacerla.

Nota exclusiva con Rambert

Para celebrar el vigésimo aniversario de la obtención de la Supercopa, nos dimos un gusto enorme. Estuvimos en el Libertadores entrevistando al mejor jugador de aquel torneo, goleador del enorme equipo de Brindisi.

Sebastián Pascual Rambert fue figura, convirtió al menos un tanto en todas las llaves, uno en cada una de las finales y el de la consagración, ante el Mono Navarro Montoya. Ese gol, que nos hizo volar de alegría y hasta nos dimos el lujo de recrear.

Imperdible nota que esperamos disfruten tanto como nosotros al hacerla

20 años de la Supercopa

Hace exactamente dos décadas el Rey conseguía la única copa que le faltaba, la que se le había negado cinco años antes, ironía del destino mediante, frente al mismo rival y nuevamente en la Doble Visera, que aquel 9 de noviembre de 1994 explotó de felicidad luego del uno a cero ante Boca.

Aquel extraordinario equipo de Brindisi, que se había coronado unos meses antes en el Clausura, en la recordada goleada ante Huracán, tenía la presión de obtener la Supercopa, el trofeo que faltaba en la vitrina con más historia de todas. Había que ganarla y teníamos con qué.

El primer partido del certamen parecía que complicaba los planes, derrota ante Santos y lesión de Rotchen, central titular y una de las figuras de aquel equipo. Pero en la vuelta el Rojo se hizo fuerte de local y pasó por arriba al equipo Brasilero, con un cuatro a cero que demostraba que la cosa iba en serio. Luego pasó lo mismo con Gremio y Cruzeiro, costaba de visitante (empate y derrota), pero en Avellaneda todo era Rojo (2-0 y otro 4-0), mismo color que tomaba la copa.

Pero faltaba un escollo, el último, nada más y nada menos que el Boca de Menotti, que venía de eliminar a Peñarol, River y San Pablo. Primera final en la Bombonera y el Manteca Martínez ponía en ventaja al xeneize, que era más. Pero Sebastián Rambert estaba imparable y marcó el uno a uno de cabeza en el segundo tiempo.

Todo se definía en casa, en la mítica Doble Visera. Aquel día el Rojo formó con Islas, Craviotto, Arzeno, Serrizuela y Ríos, Cagna, Pérez, López, Garnero, Usuriaga y Rambert. Éste último, autor del único tanto del partido, ese que nos dio el título y hoy, veinte años después, seguimos gritando.

Últimas noticias

1
2
3
4
5
6

Send this to a friend