Uno x uno vs. Argentinos

Martín Campaña (4): Lamentablemente este semestre son más las malas que las buenas para el capitán del Rojo. En el primer tiempo controló dos tiros, uno de Silva fácil y otro a los 42 de lejos pero muy fuerte que lo exigió. En el complemento saca una pelota bárbara con los pies en un córner, pero se come el gol al mejor estilo Ruso Rodríguez, dejando libre el primer palo. Venía siendo de lo mejor y terminó siendo uno de los responsables de la derrota de esta tarde.

Fabricio Bustos (5): Fue uno de los amonestados a los pocos minutos de partido, pero condicionado y todo cumplió una labor aceptable. No tuvo mayores problemas en defensa y si bien no generó peligro, se mostró siempre dispuesto a pasar al ataque.

Alan Franco (6): Buen partido de Alan, sin mayores inconvenientes para controlar a los delanteros rivales.

Nicolás Figal (7): La figura del equipo hoy, algo que la gente le reconoció con aplausos en medio de la reprobación generalizada. A los 58 casi llega de palomita a conectar un centro de Blanco. Controló bien a Silva, de hecho le ganó siempre y mostró orgullo mandándose bien con pelota dominada a romper líneas hacia adelante. Con eso solo le alcanzó para destacarse. Recibió tarjeta por agarrar bien y aparatosamente a un contrario que encabezaba una contra muy peligrosa.

Gastón Silva (5): Tuvo un aceptable partido, con varias pelotas perdidas y tratando de progresar con criterio, algo que logró pocas veces. Buen pase a Cecilio por arriba en la chance que desperdició y un tiro libre cerrado a los 36 que llevó peligro.

Lucas Romero (5): No tuvo errores ni se destacó en los 35 minutos que duró en cancha. Un peligro su lesión teniendo en cuenta el partido en Rosario.

Pablo Pérez (4): Flojo partido de PP8, contenido quizá porque lo amonestaron apenas iniciado el partido, o porque a los 35 pasó a jugar como cinco. Lo cierto es que no generó nada y puso más pausa que play.

Andrés Roa (4): Hasta la insólita decisión de Lamolina que lo echó de la cancha, venía mostrando cosas interesantes como suele suceder, aunque también se lo vio flojito perdiendo algunas pelotas en el medio. Más allá de lo que ocurrió hoy, que es un error gigante del árbitro, trata de crear volumen de juego, toca mucho de primera, no se entiende por qué no tuvo chances en este Independiente.

Domingo Blanco (4): No fue bueno lo de Mingo, ni como extremo, ni cuando pasó al medio. Intentó progresar por su sector, pero chocó y perdió casi siempre. Pateó bien los córners y un tiro libre que el arquero sacó por arriba sin mayores problemas. Tuvo una chance yendo de izquierda al medio y probando de zurda abajo a los 38.

Sebastián Palacios (2): Un desastre, no se entiende como sigue siendo titular. Arrancó como extremo izquierdo. En una de las pocas chances en las que el equipo logró cambiar de lado rápido y generar espacios quedó bien posicionado mano a mano con un defensor y el arquero pero se quedó y fue para atrás. Se gana la tarjeta luego de pifiarle espantósamente a la pelota y generar una contra peligrosa.

Silvio Romero (3): Nada de nada para Silvio hoy. El equipo fue un asco y eso lo limita mucho, pero él tampoco se generó nada ni supo donde ni como jugar.

Cecilio Domínguez (4): Está en un mal nivel, es aparatoso y pierde muchas pelotas, pero así y todo debe jugar por encima de Palacios. Por el simple hecho de ser revulsivo, es más que el exTalleres. Entró por Romero a los 35. A los 66 tras un buen pase de Silva, lo hizo pasar de largo al marcador y encaró hacia el medio, pero en vez de dársela a Silvio que estaba solo le pegó débil al arco. En el final estuvo cerca de convertir buscando el segundo palo, pero su disparo rebotó y se fue al córner.

Juan Sánchez Miño (4): Jugó el segundo tiempo en lugar de Palacios. Muy poco para el zurdo, que no logró llevar peligro al arco del Bicho.

Martín Benítez: Reemplazó a Blanco y en los poco más de diez minutos que jugó mostró todo su repertorio. Buenos movimientos al recibir el balón y después tirando pases a lo Bochini, aunque todos a un rival.

Sebastián Beccacece: Lejos de mostrar algún síntoma de mejora, su equipo involuciona. Hasta hoy, al menos en el Libertadores tenía ratitos positivos, esta tarde ni eso. Su paso por Independiente está acabado y no se entiende por qué sigue en el cargo, siendo un grave error de los dirigentes. ¿Cuál es la excusa para mantenerlo, si no hay ningún mérito en él para haber llegado a los cuartos de la Copa Argentina? ¿Por qué esperar a quedar afuera de ese certamen si el equipo no juega a nada tampoco ahí y le ganó de casualidad a los suplentes de Patronato y a Defensa y Justicia? No hay más para decir, es muy triste ver a Independiente así. Ni ganando el viernes hay razones para sostener en el cargo a este entrenador. Si perdemos frente a Lanús, él se ira tranquilo a su casa y nosotros quedaremos afuera de todo un año más, mientras que si gana va a seguir jugando así y es solo estirar la agonía hasta que se canse. Basta, háganse cargo dirigentes del pésimo mercado de pases que tuvieron y de este proceso que mientras antes termine mejor para el club.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

2
3
4
5
6

Send this to a friend