Uno x uno vs. Arsenal

Martín Campaña (6.5): Balance positivo para el uruguayo. En el primer tiempo tiene una sola intervención, salvando de gran manera un grosero error suyo. En el complemento tapa un mano a mano a los 69 y tiene intervenciones buenas, sacando un tiro con la rodilla y saliendo rápido a despejar en una contra. También una duda, como esa en el centro que se le escapó y tuvo que contener en dos tiempos. Sacó a upa a Mercado del campo como si fuera un niño.

Fabricio Bustos (5): Flojo lo del Tractor, sin pesar en lo mejor que hace que es atacar y errando en los centros. A los 4 llegó al fondo y la tocó ante la salida del arquero, pero mandándola al techo del arco. A los 50 tira tan mal un centro que casi se mete en el segundo palo.

Sergio Barreto (5): Si bien no tuvo grandes errores y ganó algunos manos a manos marcando, mostró problemas con la pelota y dejó más dudas que certezas pensando en la posible partida de Franco. Aunque eso claro, es culpa de los dirigentes y no del pibe que está haciendo sus primeras armas.

Alexander Barboza (4): Otro flojísimo encuentro del central, que ya volvió a tener una relación difícil con los hinchas. Nunca brinda solvencia ni seguridad y encima tiene errores muy visibles como a los 69, cuando primero lo pasan fácilmente y después pifia el rechazo. Pateó mal un tiro libre y jugó casi de 9 la etapa final del partido.

Juan Sánchez Miño (5): Sin mayores intervenciones ni tampoco grandes fallas. No tuvo peso en el desarrollo. A los 46 mandó un centro bajo que un defensor sacó con lo justo al córner.

Diego Mercado (4.5): Flojo lo del pibe, que jugó condicionado la mayor parte del partido. Nunca dominó en el medio y participó del juego con pases cortos únicamente. Terminó acalambrado, a upa de Campaña. Ojalá pueda mostrar el gran nivel que tuvo en la reserva.

Carlos Benavídez (3): Que alguien le revise la partida de nacimiento porque debe haber un error. Caso contrario, es el primer Charrúa sin compromiso que veo. No muestra intenciones de querer participar del desarrollo y vive sacándose la pelota de encima. Una lástima, porque a veces se nota que tiene clase.

Braian Romero (3): Un desastre, de los puntos más bajos. Atolondrado y sin claridad, encima pierde la marca en el gol rival.

Gastón Togni (5.5): No la rompió ni mucho menos, pero su vuelta dejó sensaciones positivas, sobre todo en un puesto en donde no hay variantes. Tuvo algunas apariciones con centro en el primer tiempo y logró progresar en otras.

Andrés Roa (6.5): Es displicente, hasta vago muchas veces, y elige muy seguido la que parece más difícil. Pero cada vez que juega nos deja con ganas de verlo más tiempo. En parte porque muestra cosas distintas que le faltan a este equipo, y además por las malas actuaciones de sus compañeros. Tuvo buenos arranques de jugadas como a los 16 en la que luego abre para Silvio y se sacó rivales de encima varias veces, algo que en este contexto es un lujo. En el complemento se lo vio cansado, aunque bajó y recuperó varias pelotas.

Silvio Romero (5): Difícil calificar al goleador del Rojo. Porque no pierde pelotas ni erra chances de gol, ni tampoco se lo ve con una actitud negativa. Simplemente es la mayor víctima de la falta de juego y precisión que tiene Independiente en los metros finales. Buen taco para Romero promediando el primer tiempo y no logra conectar a los 41 en la única posibilidad que tuvo.

Leandro Fernández (6): Reemplazó a Benavídez a los 61 y entró con mucha actitud, con esa locura que tiene, que por momentos es positiva, como cuando reventó el travesaño de zurda. Pero lamentablemente otras veces es negativa, como cuando decide sacarse la remera amonestado, luego de hacer un golazo de tiro libre. Así es este delantero, tómalo o déjalo.

Brian Martínez (5.5): Entró a los 67 por Romero y si bien no se destacó, logró concretar jugadas por ambos costados cuando las papas quemaban.

Alan Velasco: Jugó el último cuarto de hora del complemento por Roa y prácticamente no tuvo participación en el partido este pibe que la rompe en reserva.

Lucas Pusineri: Después de la goleada ante Central esperábamos el inicio de una racha positiva, pero pasó lo contrario, empezando en el clásico. El equipo no levanta y las variantes no surgen demasiado efecto, algo que obviamente preocupa. Falta precisión y calma para definir mejor jugadas que arrancan bien y se diluyen en los metros finales. Hay una falta de inteligencia colectiva a la hora de tomar decisiones que irrita, y es algo en lo que él no tiene nada que ver. Como por ejemplo tener un lateral a favor cerca del área final y tocar para atrás hasta que el árbitro termine el primer tiempo, o sacarse la camiseta amonestado y gritar desaforado un empate en vez de ir a buscar la pelota para tratar de ganarlo. La tenés jodida Lucas, ojalá puedas sacarla adelante.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

1
2
4
5

Send this to a friend