Uno x uno vs. Arsenal

Sebastián Sosa (4): Flojo lo del uruguayo, que en el primer tiempo controló dos tiros fáciles a los 11 y 31. Saca rápido bien a los 44 y no estuvo ni cerca de tapar alguno de los tantos. En algunos, pasó algo similar a lo ocurrido en el gol de Cardona, dando la impresión de que queda lejos, quizá por donde está parado o a lo mejor por falta de altura.

Fabricio Bustos (4): No fue un buen partido del Tractor, ya que además de los inconvenientes en la marca, si bien lo intentó siempre, desperdició mucho la pelota en ataque. Deja libre a su marcador en el primero, habilita en el segundo, y en el complemento tira muy lejos la mayoría de los centros. A favor, el que le mete a Silvio a los 36.

Alan Franco (4): También fue malo lo suyo, más allá de dos cierres justos ante Albertengo y Luna, ambos en el complemento. Se la baja bien a Silvio a los 44, pierde la espalda en el segundo y se fue expulsado por hablar de más ante un Pitana que nos estaba descontrolando a todos.

Alexander Barboza (4): Su tramo final de partido es épico, luchando y ganando mucho ante varios rivales y finalizando en una pierna. Pero cometió varios errores puntuales que no le permiten tener un balance positivo. El más grosero obviamente es el del primer gol, errando el cálculo.

Thomás Ortega (5): Tibio su rendimiento, cuando todavía no se había roto el partido. A los 34 llega bien al fondo y le sirve el gol a Velasco, en su mejor jugada. Sigue sin soltarse, sin ser el que veíamos en Reserva.

Lucas Romero (7.5): Tuvo algunos errores, pero claramente fue lo mejor del Rojo, siendo de a ratos heroico lo suyo. Ya en el primer tiempo había robado varias pelotas a pesar de la falta de ayuda del Saltita y en el complemento se destacó. Siempre en inferioridad numérica, de a ratos por una mayor viveza táctica de los rivales que de sus compañeros, siempre luchando y dejando todo. Terminó en una pierna defendiendo solo con Barboza. Además mete el primero con un tiro de afuera, aprovechando su buen disparo (que pica en el lugar justo) y la floja reacción del arquero. Gran pelotazo para Velasco en el tercer empate.

Lucas González (3): Pésimo primer tiempo, que de hecho fue el único que jugó al ser bien sacado por Pusineri. Caminó todo el tiempo, llegando tarde siempre para ayudar a Romero en la marca o a Bustos y Menéndez en ataque. Exasperante lo que hace a los 40, perdiendo el balón y luego mirando como los rivales atacaban a sus compañeros. Apenas iniciado tuvo una chance de cabeza pero no le dio bien.

Andrés Roa (5): En sintonía con lo que venía mostrando, tuvo buenos pasajes, pero sin llegar a ser la manija del equipo. A los 2 probó de afuera y a los 12 hace una lindo con sombrerito y pasando a Silvio.

Jonathan Menéndez (6): Mete una bomba hermosa en el segundo empate, justo antes de salir. Y la verdad es que no había hecho demasiado antes de eso, aunque tampoco tuvo mayores errores.

Alan Velasco (7): Le falta, está claro. Tiene todavía más pérdidas de balón que buenas jugadas. Pero es vértigo puro en medio de tanta mediocridad, verticalidad entre tanto juego chato. Siempre obliga, siempre intenta, y por lo general termina siendo de lo mejor del Rojo. En el primer tiempo tiene dos buenas jugadas por izquierda, una con Roa y la otra eludiendo a tres y habilitando a Silvio. A los 34 se lo morfa tras buen pase de Ortega, a los 56 roba bien ante un central y llega a tocar atrás entrando al área chica. Y mete el tercer empate, ante una floja respuesta del arquero.

Silvio Romero (2): Horrible lo del capitán esta tarde. Durante la primera media hora no tocó el balón, para luego errar dos aproximaciones y una chance clara en el primer tiempo. A los 33 se lo pierde solo de zurda, tres después no le dio bien y sobre el final tampoco llega, chocando contra el arquero. En el complemento se la baja bien a Messiniti y se lo pierde sobre el final, insólitamente siendo él.

Domingo Blanco (5): Entró por el Saltita y le dio más dinámica al medio, ayudando mejor al Perrito. Tuvo algunas buenas jugadas y también una pésima, durmiendo y generando una de esas contras que eran medio gol.

Alan Soñora (6): También en el entretiempo, él por Roa. Con más movilidad que el colombiano, logrando ser manija en algún pasaje cuando todavía había partido. Luego se tiró más abajo para tapar la falta de Ortega y luego hizo lo que pudo. En el tercero se supone que debió ser él el que tenía que bajar para marcar a Luna, que estaba más solo que Kung Fu.  

Federico Martínez (6): Reemplazó a Ortega a los 63 para generar situaciones por izquierda y lo logró en algunas ocasiones. A los 70 exigió al arquero buscando el segundo palo, a los 83 casi mete el cuarto desde afuera y llegó bien al fondo dos veces.

Braian Martínez (4): A los 68 saltó a la cancha por Menéndez y no lo hizo en sintonía teniendo en cuenta lo que estaba pasando. El encuentro estaba a 220 y él tardó en llegar a eso.

Nicolás Messiniti: Entró en el final para buscar un gol heroico y se lo perdió insólitamente. Era la chance ideal, se la bajó Silvio y reventó el travesaño de zurda.

Lucas Pusineri: Inolvidable partido para bien y para mal, muy disfrutable para los hinchas del resto, no para nosotros. Le podemos tirar todas las culpas a Pitana, por los penales no cobrados y la exagerada expulsión de Franco (compensada luego con otra exagerada Roja a Candia). Pero si bien eso es posible, no exime de culpa a un Independiente que es esto, que solamente está para esto. Pelear, a ver si se le dan algunas cosas, como para tener chances de aspirar a ser algo más que un equipo de mitad de tabla. Le cuesta muchísimo ser local y mandar en los encuentros, por más que domine el balón no lo hace con los rivales, no los arrincona. Se siente mucho más cómodo jugando de visitante y aprovechando la velocidad de algunos jugadores. En cuanto al encuentro de hoy en si, ve bien los dos primeros cambios, sobre todo el del Saltita que había tenido un primer tiempo malísimo. Luego de la expulsión hace lo que puede para lograr la victoria, ahí el partido se partió en dos y fue un golpe por golpe. Estuvimos cerca de darlo vuelta, hay actuaciones positivas y de no ser por Pitana o las dos malas definiciones de los nueve sobre el final, se debió haber ganado. Ahí es donde debemos recordar que el encuentro fue ante Arsenal, de lo más flojo del grupo y que en dos de los tres goles hay responsabilidad del arquero visitante. Un desarrollo así ante un rival de categoría termina con Sosa con los gemelos cargados de tanto ir a buscarla adentro. Y ahí es donde debemos recordar que al entrenador le dejaron este plantel, y que mal que mal, hizo lo que pudo con dignidad y vergüenza deportiva, como los jugadores del Rojo esta tarde.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

1
4
5
6

Send this to a friend