Uno x uno vs. Atlas

Martín Campaña (6.5): Como se esperaba, casi no tuvo trabajo el Capitán. Al uruguayo lo llamaron una vez y dijo presente, sobre el final del primer tiempo para sacar muy bien un cabezazo tras un córner.

Nicolás Figal (6.5): Correcto lo del central, hoy jugando como lateral derecho. Tiene un error que no termina en mano a mano por impericia del rival, pero después fueron todas a favor. Llegó justo en una de las pocas llegadas de Atlas a los 65 y metió el tercero de cabeza, cuando un ratito antes se lo habían tapado de casualidad cuando tocó al arco un pase de Cecilio.

Alan Franco (6): No hubo inconvenientes para el central, que fue ovacionado por la gente, demostrándole su apoyo luego del grave error en el clásico.

Guillermo Burdisso (6.5): Tampoco tuvo problemas el exBoca, quién cabecea bien en el tercero, convirtió el cuarto y estuvo cerca de hacer el quinto sobre el final.

Juan Sánchez Miño (6): Al igual que Figal, tuvo un error que derivó en ataque rival, pero más allá de eso redondeó un correcto partido. Mostró varias veces superioridad futbolística para desbordar sobre su sector.

Pablo Pérez (6.5): En el primer tiempo mostró la lentitud del domingo ante Gimnasia, pero en el complemento se lo vio más metido y mejoró mucho, con varios quites y buenos pases largos. A los 44 le dio de afuera fuerte y contuvo bien el arquero y a los 75 tras taco de Benítez le pegó débil de zurda.

Fernando Gaibor (5): Flojo lo del ecuatoriano, que se podría haber lucido y no lo logró. A los 28 estuvo muy cerca de convertir con un tiro de afuera y un rebote en su marcador, pero la pelota se fue al lado del palo. A los 54 le pegó fuerte de lejos en la otra chance que tuvo. Varias veces quedó bien posicionado y no decidió correctamente.

Pablo Hernández (6): De a ratos mostró su calidad y en otros esa lentitud que lo hace parecer desganado, aunque hoy el balance le da positivo. Buen pase a Cecilio en el segundo gol. A los 39 lo tuvo de cabeza tras centro de Miño pero no le dio bien. Habilita a Burdisso en el cuarto.

Cecilio Domínguez (6.5): Sigue ilusionando, a pesar de que concreta poco de lo que genera. Igualmente fue de lo mejor del encuentro y el que mostró más diferencias en la primera etapa, donde el desarrollo suele ser parejo porque los rivales están enteros físicamente. Anticipa y abre el marcador desde el piso tras centro de Pizzini y habilita a Molina en el segundo. Buena jugada y zurdazo al lado del palo a los 27. Apenas iniciado el complemento quedó solo mano a mano y definió mal y a los 60 desborda y le da un gran pase a Figal abajo del arco. Con el nivel que muestra el equipo, que a él se lo vea bien es una gran noticia, ya que no parece necesitar adaptación alguna.

Francisco Pizzini (5.5): El partido del extremo futbolísticamente fue malo, pero por cuestiones físicas y de velocidad pudo en el complemento meter buenos desbordes. Buen centro en el primer gol. A los 33 estuvo cerca de cabeza tras centro de Figal, pero le dio mal.

Mauro Molina (6): Poca participación del pibe, que resolvió correctamente lo poco que le quedó. A los 8 tuvo la primera tras una serie de rebotes, pero su zurdazo desde el piso dio en el pecho del arquero. Se dio el gusto de convertir su primer tanto con la Roja tocando de zurda el pase de Cecilio. A los 35 le dio de derecha luego de una buena jugada y pecho del Tucu, pero salió cerca del segundo palo. Fue reemplazado visiblemente dolorido.

Martín Benítez (5): Entró a los 56 por Molina y no resolvió bien ninguna de las situaciones favorables que se le presentaron, salvo el cabezazo antes del cuarto y un buen taco para Pérez. Intentó una chilena y casi se rompe la espalda y un tiro libre que como siempre tiró lejos. ¿Alguien puede explicar por qué patea tantos?

Francisco Silva: Reemplazó a Gaibor a los 70 para pararse en el medio y no pasó sobresaltos.

Jonathan Menéndez: Jugó los quince finales por Cecilio y tuvo el quinto, pero la tiró a la cancha de Lanús.

Ariel Holan: Siempre decimos que en estos partidos el equipo grande no tiene nada para ganar y si mucho por perder, pero el equipo resolvió correctamente el escollo y pasó a 16avos de final en esta copa que es siempre esquiva para el Rojo. No se lució como el año pasado ante Ballester, pero mostró superioridad, presionó al rival y ganó fácilmente, algo que no deja de ser una buena noticia. No hay nada que descorchar, pero por suerte no se aumentó la mala racha con la que llegó el equipo a este partido y que hacía temer un papelón que estuvo lejos de suceder. Ojalá sirva para tomar confianza y trasladar el resultado a la Superliga, lo necesitamos.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

Send this to a friend