Uno x uno vs. Atlético Tuc.

Sebastián Sosa (5): Venía bien pero falló en la más importante. En el primer tiempo ataja dos tiros de Carrera, el primero dando un rebote largo. A los 41 encuentra de casualidad la pelota casi sobre la línea, por impericia de Lagos al definir. Uno después sale lejos y mal en el gol de Atlético. En el complemento casi no participa, salvo tratando de sacar rápido para intentar contraatacar.

Fabricio Bustos (4): Flojo lo del Tractor, que perdió varias veces la espalda y no generó nada en la ofensiva. Al minuto estuvo cerca de meterlo en contra rechazando un centro rival. A los 50 llegó bien al fondo, pero no centró correctamente.

Sergio Barreto (6.5): Volvió a ser solvente lo suyo, algo a lo que por suerte nos acostumbró. Gran duelo con Toledo, en el que salió victorioso. Tiene un error en salida que subsana Costa. A los 30 gana de arriba en un córner, pero no pudo bajarla. Varias veces quedó mano a mano y las ganó todas.

Ayrton Costa (6): También fue correcto lo suyo, aunque sin destacarse. Falló en salida, pero lo remendó ganándole al delantero instantes después. Sigue mostrando que puede ser una alternativa confiable.

Lucas Rodríguez (4): Malo lo suyo, al igual que Bustos, le costó el partido en la marca y no aportó nada arriba. Buen pase a Roa a los 42 y a Palacios un rato antes, las únicas más o menos positivas. A los 50 remató de afuera pero dio en un defensor.

Lucas Romero (2): De los peores partidos del Perro en el Rojo, totalmente desconocido. Fuera de lugar y tiempo, sin acertar siquiera pases fáciles y perdiendo totalmente el medio, la clave por la que el rival fue siempre superior. A los 62 quedó bien posicionado en una contra, pero la hizo mal, sin ver que le pasaban por atrás.

Domingo Blanco (2): Obviamente es el otro responsable de que el mediocampo de Independiente no haya existido en el partido. Entre los dos cinco no hicieron uno.

Andrés Roa (3): Flojísimo como casi siempre, alguna jugada positiva y diez errores. Le sale una difícil cada tanto, y eso entusiasma, pero pierde todas las fáciles. A los 17 sobre la derecha enganchó y buscó de zurda el segundo palo, pero se fue apenas afuera. Probó a los 42 de afuera y pasó cerca tras rozar en un contrario. Una falta de compromiso irritante en el gol; cuando comienza la contra es uno de los pocos que queda retrasado y vuelve al trote, dejando a sus compañeros en inferioridad de condiciones ante el ataque rival, sin reaparecer nunca más en la jugada.

Sebastián Palacios (3): Tampoco fue el partido del Tucu, que a veces hace lo que puede ante la falta de fútbol y movimiento de sus compañeros, pero que tampoco aporta en las demás, sin generar casi nada hoy. Buen pase a Bustos a los 50 y probó de afuera a los 74 tras pase de Herrera pero sin hacerlo bien.

Jonathan Herrera (3): No pudo pesar hoy en la ofensiva, haciendo que el doble nueve que podía insinuar una intención más ofensiva, quede tan solo en eso.

Silvio Romero (4): Aceptable primer tiempo, beneficiado y más suelto por la compañía de otro nueve, pero perdiéndose luego en la mediocridad generalizada. Buen rechazo defensivo al minuto en un córner peligroso. A los 11 casi deja solo a Herrera, pero el arquero se avivó y salió rápido. A los 29 frena de gran manera un remate de Rodríguez, pero su media vuelta se desvía en un defensor. Solo un correcto pase a Roa a los 51 se le cuenta a favor en el complemento, ya que el resto las perdió.

Alan Velasco (3): Cuesta a veces entender como no juega más, hasta que entra y no le sale una como hoy. Saltó a la cancha a los 59 por Roa y no realizó nada positivo.

Lucas González: Reemplazó a Blanco a los 77 y no tuvo acciones positivas.

Gastón Togni: Jugó los últimos minutos por Rodríguez.

Julio Falcioni: Un abrazo para él y su familia en este momento, eso por encima del resto. Horrible por donde se lo mire el partido de Independiente, superado tranquilamente por un rival disminuido por lesiones y contagios, sin siquiera patearle al arco. El cambio de sistema no aportó nada, porque el problema que tiene este equipo es que juega mal, no el dibujo. Lejísimo quedó ese pasaje que ilusionó, ante Newell’s y Sarmiento, y los ratos positivos ante rivales superiores de plantel como Vélez y Boca. Hoy el Rojo es incapaz de elaborar situaciones y depende de pelotas paradas, segundas jugadas o recuperaciones, algo válido pero que hoy tampoco tuvo. Inexistente el medio, sin peso arriba y con poca movilidad y precisión hasta en los jugadores confiables, un combo letal que nos deja con un pie afuera de los cuartos. Hay chances ganando en el Ducó, pero jugando así…

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

1
2
5
6

Send this to a friend