Uno x uno vs. Lanús

Sebastián Sosa (5): En el primer tiempo solo tocó una pelota, para contener un remate lejano a los 38, el resto las fue a buscar adentro por mérito rival. Apenas iniciado va mal a buscar lejos, en la de la amarilla a Franco. En el complemento controla con la mano solo ante Sand.

Fabricio Bustos (5.5): Si bien es cierto que sus avances carecieron de definición y la mayoría de sus centros no llevaron peligro, algo que suele suceder, se premia la insistencia. Con vergüenza deportiva y actitud fue siempre para adelante, logrando progresar varias veces, como a los 51 que terminó probando de zurda, a los 65 llegando a la línea y pateando desde ahí y a los 86 sin poder darle bien.

Alan Franco (2): Vergonzoso primer tiempo, con errores de todo tipo que ni vale la pena repasar. Mejoró en el complemento, pero ya era tarde. A los 58 pide offside en una jugada en la que él habilita por no dar el pase adelante, dejando solo a Sand.

Alexander Barboza (3): También fue pésimo lo suyo en la primera etapa y mejora en la segunda. Pierde sobre la izquierda en el segundo gol y comparte muchos errores.

Lucas Rodríguez (4): Más allá de no tener errores groseros como muchos compañeros, no brindó seguridad. A los 27 probó bien desde el borde del área y pasó cerca.

Carlos Benavídez (5.5): Lo suyo fue correcto hasta que pareció cansarse anímicamente luego de dar dos pases mal, tirándola afuera. A los 46 probó de lejos y encontró bien parado al arquero. En la serie termina dejando una buena impresión pensando en su futuro en el club.

Pablo Hernández (1): Este tipo de series suelen abrirse por detalles. En esta ocasión fue porque a él se le ocurrió tirar un cañito en el área, como si estuviera jugando en ojotas en un country. Imperdonable por donde se lo mire.

Lucas González (5): Mal partido del Saltita, que no pudo generar juego a pesar de algún pasaje positivo. No lo ayudó tampoco tener que tirarse a la izquierda en el complemento.

Federico Martínez (6.5): Está claro que no brilló ni mucho menos, pero fue bueno lo suyo buscando con criterio progresar por derecha, lográndolo varias veces. También fue positiva su serie pensando en el armado del equipo. A los 79 desborda y casi convierte en la que cruzó toda la línea.

Alan Velasco (3): Venía siendo importante y hoy se pinchó, una lástima. No le salió una. A los 34 le quedó en la esquina derecha del área y le dio bien pero débil, por lo que Morales la contuvo sin problemas. A los 69 quedó mano a mano y la picó mal, dejándosela al arquero.

Silvio Romero (4): La vuelta del capitán no fue la esperada y por imprecisiones propias y del equipo tuvo un mal partido. Al minuto le dio sin convicción en el borde del área. A los 41 pudo frenarla bien posicionado, pero no logró definir, algo que hizo mal a los 54 en la que igualmente era offside de Messiniti.

Nicolás Messiniti (5): Jugó el segundo tiempo por Hernández. Más allá de las primeras jugadas, en las que se metió solo en offside torpemente, fue positivo su ingreso. Mucho ímpetu para ir a todas y generó chances con un buen pase a Velasco y una linda jugada por izquierda que terminó tirando a la red del costado.

Alan Soñora (4.5): Entró por Rodríguez a los 59 para hacer la banda y enviar centros, algo que hizo aunque sin generar peligro.

Jonathan Menéndez: Reemplazó al Saltita a los 72 y no logró participar demasiado del juego tirado en la izquierda.

Andrés Roa: Saltó a la cancha a los 82 por Velasco y lo hizo bien, con muchas ganas. Eso le posibilitó hacer un lindo gol, con una gran definición acomodando la pelota de zurda, y buscando otro con un lindo remate que pasó cerca luego de un desvío.

Lucas Pusineri: Lamentablemente se acabó la ilusión de la peor manera, sin estar a la altura del partido, algo que no había ocurrido en la ida. La jerarquía de los jugadores de Lanús fue letal ante los groseros errores Rojos. Podemos discutir muchas cosas, como si el técnico tarda para hacer cambios, si Franco estaba para jugar o que quiso hacer Hernández. Pero todo eso es irrelevante pensando en el futuro del club. Lo de Pusineri es positivo teniendo en cuenta el momento. Puso a competir un plantel con muchos juveniles, se bancó mil bajas y poquísimos refuerzos, revalorizó a varios jugadores y llegó a estos cuartos y segunda ronda del torneo local. ¿Es nuestro Gallardo? ¿Será un gran técnico para Independiente? Cuando le traigan refuerzos se lo podrá exigir y llegaremos a esas conclusiones. En este contexto sirvió. Como sirvieron estos dirigentes en el peor momento del club. Hace años que eso ya no es así, siendo los más grandes culpables de todo esto. Eso es lo que hay que discutir, y cuanto antes lo hagamos mejor para Independiente, que es lo que está por encima de todo y todos.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

1
2
3
4
5
6

Send this to a friend