Uno x uno vs. Lanús

Sebastián Sosa (6): Muy poca labor para el uruguayo, que en el primer tiempo ni la tocó. Le saca bien parado un mano a mano a Orsini y en varias ocasiones quedó clavado en la línea teniendo chances de salir a cortar, aunque sabemos que no es un arquero que se destaque por eso.

Gonzalo Asís (6): Nuevamente cumplió, mostrando que es una alternativa confiable. Gran centro al segundo palo a los 45 para la entrada del Tucu y salva justo por arriba ante la entrada de De la Vega en el complemento.

Sergio Barreto (6): Fue el mejor de los tres centrales, ante el mismo rival de su mejor partido el semestre pasado. No tuvo inconvenientes y llega justo a los 8 para cortar en un avance visitante.

Alan Franco (3): Correcto primer tiempo y horrible complemento, atolondrado, en un nivel que hasta lo coloca por debajo de Barreto pensando en una hipotética línea de cuatro. En la que pega en el palo queda sin marcar y de espalda a la pelota, en un movimiento amateur. Y como si esto fuera poco, pierde la marca en el gol.

Ayrton Costa (5): Fue correcto lo del pibe, que buscó no complicarse y rechazar todo, incluso cuando tenía pase. Exagera el movimiento con el brazo en un cruce con Orsini, dándole la chance al árbitro de cobrar penal.

Lucas Rodríguez (5.5): En el primer tiempo tuvo participaciones en ataque, algo que no pasó en el complemento. En cuanto a la marca tuvo una aceptable labor, como siempre. Buen centro para Silvio a los 29, o al menos fue inteligente la idea de amagar el remate y pincharla.

Domingo Blanco (4): Lo de siempre, encima en una posición que no conoce. Es una máquina de hacer lo contrario a lo que debe, desaprovechando sus condiciones como tantos otros jugadores, al menos en Independiente. Cuando el arquero lo estaba felicitando por cubrir el avance sin falta, va y arremete innecesariamente, en lo que derivó en el gol de Lanús.

Pablo Hernández (3): La única excusa para que juegue en este nivel y en esa posición es su altura, un fundamento tan pobre como su actuación. Se lo pierde solo a los 45 entrando por el segundo palo. Tiene una buena abertura para Velasco, en lo único positivo que hizo. Durmió varias veces con el balón en sus pies, aunque en una le habían cometido falta.

Alan Soñora (3): Nada de nada para el pibe, en una posición que nunca encontró. Apenas iniciado arrancó de derecha al centro y bien ubicado la mandó muy arriba. A los 20 se lo pierde y pifia tras un gran pase de Silvio. No logró en ningún momento tener la pelota ni generar juego, pidiendo a gritos salir.

Alan Velasco (5): No pudo hacer demasiado la Joya hoy, sufriendo mucho la soledad. A los 7 se sacó de encima la marca sobre la línea y fusiló al arquero, pero pasó muy cerca del segundo palo.

Silvio Romero (4): Arrancó enchufado, tratando de conectarse y se fue fastidiando a medida que pasaba el tiempo y más solo quedaba. Lindo pase a los 20 para Soñora.

Juan Pacchini (4): Entró a los 60 por Soñora, para pararse como cinco de contención. Cumplió esa labor, aunque mostrando sus limitaciones con la pelota.

Sebastián Palacios: Reemplazó a los 71 al Tucu. Unos instantes después probó desde afuera y exigió al arquero gracias a un roce. Mostró ganas y avanzó un par de veces, pero en la que quedó mejor posicionado, se enredó con el balón.

Braian Martínez: También a los 71, él por Costa. Se paró sobre la izquierda y no le salió una, ni siquiera teniendo pase, decidiendo siempre mal.

Gastón Togni: Jugó los últimos minutos por Rodríguez, sin hacer demasiado. Es saludable volverlo a ver entrar en acción, ya que por sus características puede ser una buena alternativa en el sistema con el que jugó el técnico.

Nicolás Messiniti: Casi no tocó la pelota en los minutos que estuvo en cancha, reemplazando a Velasco.

Julio Falcioni: Hay que tener en cuenta muchas cosas para analizar este flojísimo debut. Lo que decidió él, lo que hizo el equipo, lo que tiene y el rival.

En cuanto a su labor, lo que hizo está todo dentro de una lógica, que cuando no se dan los resultados es muy difícil de aceptar. Hoy el Rojo es esto y no se puede esperar gran cosa. Solo podremos aspirar a obtener buenos resultados, con un entrenador que prioriza el orden defensivo a la tenencia o un protagonismo que requiera vocación ofensiva. Obviamente para eso hace falta tiempo y suerte, algo que hoy no se tuvo. Porque tampoco es que Lanús nos pasó por arriba y de hecho se perdió con un rival que nos viene ganando siempre, y contra el que nos fuimos tres goles abajo en el entretiempo del último enfrentamiento. Si esta claro que se puede disentir en cuanto a los nombres seleccionados, pero tampoco mucho más que eso.

Hablando de lo que hizo el equipo, el Rojo jugó un primer tiempo malo, pero en el que logró anular al rival y crear chances de gol. El complemento fue nefasto, siendo inferior e incapaz de generar algo similar a una posibilidad de riesgo para el arco Granate.

Yendo a lo que tiene, hay que ser realista y darse cuenta que esperar un Independiente protagonista con este plantel suena más a una utopía que a algo posible. Más teniendo en cuenta que los refuerzos que están por llegar, son más para que no sea tan lamentable el banco de suplentes que para modificar el rumbo del once titular.

Por último, ojalá que buena parte de lo malo que pasó hoy, haya sido por el nivel del rival, un Lanús que hace mucho se conoce y es de lo mejorcito en el fútbol argentino de estos años. Esto lo podremos empezar a saber por el ejemplo la fecha que viene, en la que enfrentamos a Patronato.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

1
2
6

Send this to a friend