Uno x uno vs. River

Sebastián Sosa (9): Después de un tiempo, volvió a tener una actuación brillante, evitando varios goles Millonarios. En el primer tiempo sacó dos con los pies a los 12, ante Borré y Zuculini. Ya en el complemento tapa con el pie una de Suárez, controla un tiro bajo de Girotti y saca espectacularmente con la mano una definición sobre el final. Se lo extrañaba al uruguayo.

Fabricio Bustos (6): Estuvo bien en defensa, de hecho convierte un gol con esa que le saca a Borré. Pero fue flojo lo suyo con pelota, perdiendo varias y rechazando hacia el medio. No aportó en ataque desde los 16, aunque es lógico teniendo en cuenta el desarrollo. Lo aclaré porque ahí llegó muy bien al fondo y le sirvió el gol a Menéndez.

Sergio Barreto (6.5): Al igual que Rodríguez, es un jugador que conoce sus limitaciones y se dedica a lo que sabe. Muy fuerte en el mano a mano, ganó más de lo que perdió ante los muy buenos delanteros rivales. Uno de los pibes que demostró ser confiable, al menos como alternativa en la zaga.

Alexander Barboza (6.5): Otro de buen partido, con un balance positivo ante el poderío ofensivo de River. De arriba sacó todo, de abajo tuvo problemas, como en esa en la que casi le convierte penal a Suárez sobre la línea de fondo. Exageró buscando anticipar en algunas ocasiones, algo similar a lo que ocurría con Figal.

Lucas Rodríguez (6): Nuevamente correcto lo suyo, como siempre. Claramente positivo el balance del lateral traído por Pusineri, que había quedado libre de Tigre.

Lucas Romero (6): No dominó en el medio, tirado muy atrás casi obligatoriamente, pero tuvo bunas intervenciones y siempre intentó salir con criterio en busca de un buen pase para atacar.

Gonzalo Asís (6): Otro de los pibes que con su desempeño dejó en claro que se puede contar con él, y Berón lo sabe bien, por eso lo puso. Rindió en una posición extraña, compartiendo el medio del lado derecho. Salió extenuado sobre el final.

Alan Soñora (6): Hoy no le costó jugar retrasado, ya que pudo desde ahí conectarse bien y tener la pelota, ganando minutos en algunos difíciles pasajes del complemento. En los buenos momentos del equipo apareció poco.

Alan Velasco (8): Hermoso que el jugador que más esperanza nos da de cara al futuro haya jugado un clásico así, con un primer tiempo estelar. Arrancó ya picante con varias buenas gambetas y a los diez avisó lo que haría. En esa se confió y luego de dos enganches definió suave a colocar, algo que con Armani suele ser un error, porque llega a todas. Mete un gol de antología dibujando a Ponzio y clavándola al ángulo y luego el segundo con una clara complicidad del arquero. A los 26 anticipa de cabeza y casi convierte nuevamente. No es figura porque no mantuvo el nivel y Sosa si. Una joya en el desierto.

Jonathan Menéndez (5): Alternó buenas y malas. Fue importante para salir a lastimar rápido tras recuperar, pero erró en la definición. A los 5 no llegó a conectar un pase largo de Silvio y a los 16 pifió tras un gran pase de Bustos. En el complemento tuvo una a los 51, pero no se animó a darle bomba y luego de enganchar se cayó.

Silvio Romero (5): Lamento no coincidir con Varsky, periodista que admiro, pero fue malo lo de Silvio. Se conectó bien en algunas jugadas, como cuando abre antes del gol, pero en la gran mayoría hizo lentas las transiciones, haciendo negativa su intervención. A los 5 tenía solo a Menéndez y se la tira larga, a los 51 enganchó y la tiró lejos y cinco después le pegó de afuera y la mandó a Lanús.

Domingo Blanco (5): Reemplazó a Menéndez a los 59 para acoplarse en el medio junto a Asís y no logró generar contras.

Thomás Ortega: Entró por Soñora y ayudó a controlar más el sector izquierdo. Le metió un buen pelotazo a Martínez sobre el final.

Braian Martínez: Saltó a la cancha por Velasco y no pudo generar nada.

Nicolás Messiniti: No entró casi en juego los minutos que estuvo por Silvio.

Juan Pacchini: Al igual que Messiniti, casi no tocó la pelota, entrando por Asís.

Fernando Berón: El Tanguero volvió a ser interino logrando una victoria importante, para cortar otra racha, como había hecho en Mendoza. Más allá del contexto, siempre es lindo ganarle a River y de visitante no se conseguía desde el 2009, y esa es la estadística que queda. Ordenó al equipo para tratar de anular y salir rápido y lo consiguió varias veces. Aprovechó a un Velasco y Sosa en niveles estelares y en el complemento aguantó como pudo. Metió cambios defensivos, pero fue obligado por el rival y además le sirvieron para no pasar tantos sobresaltos, algo que ocurría al inicio del segundo tiempo. Ojalá esta inoperante comisión directiva pegue una con la contratación del mánager y el nuevo técnico, lo necesitamos como el agua.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

1
4
5
6

Send this to a friend