Uno x uno vs. River

Martín Campaña (4): Venía haciendo un gran partido hasta que tiró todo por la borda. En el primer tiempo el capitán sacó con lo justo un córner de Quintero que se metía olímpico y de manera brillante un cabezazo de Scocco que le picó antes. Además estuvo bien saliendo ante Suárez y tocando al córner. En el complemento había controlado un tiro libre fácil nada más hasta el infantil error que deriva en el penal.

Nicolás Figal (6): Arrancó como lateral derecho y pasó de seis luego de la salida de Burdisso. Fue bueno su rendimiento, mostrándose firme. Se fue expulsado por una típica patada de calentura.

Alan Franco (5): Alternó buenas y malas el central. Se lo vio llegando tarde y perdiendo varias veces y también ganando duelos con los delanteros rivales. El ejemplo más claro de su partido es la que salva justo en la línea tras el mano a mano de Suárez, jugada que arranca con un error de él cabeceando y dejándole la pelota al delantero. Una de las más claras fue suya en un córner, pero su cabezazo dio en el travesaño.

Guillermo Burdisso: Venía cumpliendo una correcta actuación en los trece minutos que jugó hasta su lesión.

Juan Sánchez Miño (5): Aceptable lo del lateral, que tuvo situaciones. A los 4 quedó bien posicionado para rematar al arco o mandar el pase al medio y decidió mal. Lo tuvo apenas iniciado el complemento pero su fuerte zurdazo fue salvado con mucha suerte por Armani, a quien le rebota dos veces la pelota y sale.

Nicolás Domingo (6.5): Buen partido del León, el único que fue regular de principio a fin. Ganando mucho en el medio y ya sea en corto o largo sabiendo como y donde tocar. En un contexto de puro desconcierto él es una garantía.

Pablo Pérez (4): Da la impresión que estuvo tan preocupado en no pegar ni pasar papelones que lo terminó condicionando el contexto e hizo un partido con varios cambios menos. Lento y sin pesar en el medio.

Fernando Gaibor (4): Algunas buenas intervenciones, como el desborde a los 39 con pase atrás y dos o tres toques interesantes. Poquísimo para esta clase de partidos. Quedó solo promediando el complemento pero decidió no jugársela (no estuvo mal) y tocar de taco para la llegada de Benítez.

Pablo Hernández (4): Al igual que Gaibor, algunas buenas jugadas, como la que arranca y le mete un gran pase a Cecilio. Pero desapareció luego del primer gol, algo que irrita.

Cecilio Domínguez (5): Muy buen primer tiempo del Paragua, a la altura de lo que se espera de él. A los 4 no se animó a encarar a Pinola, a los 20 tras centro de Domingo tardó (él y la pelota en bajarle) y a los 35 Armani y el palo de manera extraña impidieron que abra el marcador. El segundo tiempo no lo jugó parece…

Silvio Romero (3): Solo se entiende su participación en el primer tiempo porque Benítez no debe estar para los 90 y por la imperdonable falta de centrodelanteros de Independiente. Casi siempre en offside, tuvo una a los 39 que pedía darle de una, pero tardó y le taparon el remate.

Fabricio Bustos (3): Reemplazó a Burdisso a los 15 para posicionarse como lateral y hacer un partido nefasto. Pareció darle la razón al entrenador que lo puso en el banco. Pierde a Scocco de manera insólita en la que le tapa Campaña, es flojísima su marca en el primer gol y a pesar de algún desborde como el de los 33, no mostró nunca su entrega y potencia.

Martín Benítez (5): Jugó solo el complemento y ya a los 46 había hecho más que Romero, con un gran pase a Miño. Minutos después lo tuvo pero demoró en controlar y no pudo definir. Luego desapareció como el equipo.

Francisco Pizzini: Entró a los 71 por Gaibor y tuvo un tiro libre fácil para Armani y otra encarando y llevándose la pelota con un rebote. Nada más, para este jugador que solo el DT sabrá porque sigue teniendo chances en Independiente.

Ariel Holan: Vamos primero con el análisis menos importante, que es el del encuentro de hoy. Buen arranque y luego flojo primer tiempo, superado por el local que tuvo más chances e intensidad. Otro buen arranque en el complemento con la positiva entrada de Benítez (y la salida de Romero) y cuando parecía estar más cerca llegó el único golpe que necesitó River para derrotar a este Independiente de mandíbula floja, que nunca se levantó.
El ciclo de Holan, al menos en esta primera etapa, está terminado y alargarlo (siempre en mi opinión) sería un error. Ayudantes de campo, preparadores físicos, kinesiólogos, médicos, dirigentes, Domínguez, Jonás, Torito, Amorebieta, Fernández, Gigliotti; a todos ellos se los comió el ego del entrenador que ahora se lo está devorando a él mismo. Destruyó todo lo bueno que había construído de manera increíble y no se lograron los objetivos en el último semestre. Racing tenía al goleador del torneo y a otro centrodelantero; y fue a buscar a Cvitanich y lo trajo. Independiente tenía al otro goleador del campeonato y a dos centrodelanteros más; y dejó ir a dos. Hoy River tenía tres en el banco, Independiente a Pizzini. No hay mucho más para agregar.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

Send this to a friend