Uno x Uno vs. Villa San Carlos

Uno x Uno vs. Villa San Carlos

Diego Rodríguez (5): Prácticamente no tuvo participación en el partido, le patearon una vez al arco y se fue lejos. El resto fueron aproximaciones y algún que otro centro, que resolvió bien. No tardó en sacar como en otros partidos.

Gabriel Vallés (4): A los treinta segundos una distracción suya pudo haber terminado en gol. Tuvo una chance de zurda, después de un enganche, pero su remate fue débil. No tuvo demasiadas complicaciones en defensa así como casi nada destacable ofensivamente.

Cristian Tula (4.5): Tuvo la más clara del primer tiempo de cabeza, pero tapó bien Sessa. Sobre el final el arquero nuevamente le sacó un derechazo que hubiera sido el agónico triunfo. Partido correcto, cortó algunas aproximaciones que parecían peligrosas.

Julián Velázquez (4): Inseguro en varios rechazos, pero al igual que el resto de la defensa correcto a la hora de contener el escaso poder ofensivo del rival.

Lucas Villalba (4): Tampoco tuvo demasiadas complicaciones. Y también fue pobre su aporte ofensivo, aunque siempre se mostró como alternativa de pase buscando desbordar o ayudando a que lo haga un compañero de manera correcta, sin perder la pelota, lográndolo más en el complemento.

Martín Zapata (4): Entró varias veces en el circuito de juego y tuvo algunos remates que traían peligro. Al igual que en Banfield perdió varias pelotas de una manera infantil. Salió reemplazado promediando el segundo tiempo.

Marcelo Vidal (5): Un rendimiento parecido al del partido pasado. Llegó tarde a algunas pelotas, pero con un juego similar al que tenía Acevedo hace algunos años, muestra confiabilidad a la hora de tocar la pelota o hacer un cambio de frente. Le quedaron algunos rebotes como para aprovechar su pegada, pero no hubo suerte. Tuvo una muy clara ante Sessa luego de una buena combinación con Menéndez.

Federico Mancuello (6): Es el jugador al que menos le afecta la presión de la gente. Deja todo y muestra carácter, aunque a veces eso le puede jugar en contra, como lo demuestran las amonestaciones tempranas seguidas por ir a buscar con un ímpetu exagerado. Fue el que más chances tuvo; varios remates y desbordes peligrosos, un tiro libre que pasó muy cerca y un mano a mano que pedía pase al medio al igual que el que derivó en el segundo ante Banfield. Esta vez la jugada y el rebote del arquero fueron para el lado contrario. Pareció estar al borde del calambre los 33 minutos que jugó en el segundo tiempo. Sin brillar, está claro, es el mejor jugador del segundo semestre.

Matías Pisano (5.5): Estuvo activo, movedizo, de derecha al medio. Tuvo dos buenos remates y la misma cantidad de habilitaciones, que lamentablemente no terminaron en gol. Le quedó de cabeza sobre el final y la pelota pasó entre el palo y Tula, la única variable que no terminaba adentro del arco. Junto a Mancuello fueron los que más peligro crearon.

Daniel Montenegro (4): Flojo desempeño del Rolfi, no tuvo errores groseros pero fue muy pobre su labor de cara al arco rival.

Facundo Parra (5): Es el mejor nueve que tiene el equipo, el que más se las rebusca jugando solo arriba como en el primer tiempo, aguantando y haciendo de pivot. Ahora de chances de gol, casi ni hablar, algo que no es culpa de él. Una de cabeza y otra en la que estuvo a punto de conectar una buena habilitación de Pisano, ambas en el complemento, nada más.

Federico Insúa (5): Entró muy tarde, solamente veinte minutos en cancha. Sessa le sacó el gol del triunfo de tiro libre.

Francisco Pizzini: Poco más de diez minutos en juego le alcanzaron para mostrar la tibieza de siempre.

Cristian Menéndez: Entró faltando diez, con más energía que Parra. Tuvo una buena habilitación que casi termina en gol de Vidal.

Omar De Felippe: Buscó volver a las fuentes, con un planteo y equipo titular idéntico al que le trajo muy buenos resultados el semestre pasado, con orden y tranquilidad. La paciencia que en aquel momento hacía que nos pongamos en ventaja casi por inercia hoy nos hizo regalar un tiempo. En el complemento el equipo buscó más arriba y arriesgó, haciendo méritos para merecer una victoria que no llegó, aunque sin asfixiar, sin pasar por arriba al peor de la categoría. Independiente no le pudo ganar como local a Villa San Carlos y hace siete partidos que no logra los tres puntos. Hoy en día, el ascenso parece depender más de la mediocridad de los rivales que de este también mediocre plantel, que le da otro golpe al hincha.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

1
2
3
4
5
6

Send this to a friend