Va queriendo

Va queriendo

Con momentos de muy buen juego, Independiente derrotó 2-0 a Atlético de Rafaela con suma justicia y sigue engrosando su promedio. Luciano Leguizamón y Osmar Ferreyra, ambos asistidos por un enorme Ernesto Farías, marcaron los goles de un “Rojo” que tuvo en Roberto Battión a su figura excluyente. La gente terminó feliz y cantó por Américo Gallego.

Piano a piano, como dijo el “Tolo” en aquel alegre 2002, Independiente va creciendo. Desde las ruinas, desde la más profundas de las oscuridades, el “Rojo” comenzó a parecerse a un equipo y va desatando esa tensa soga que le aprieta el cuello desde que arrancó esta temporada que se llama descenso.

Después del desahogo de volver a ganar ante Liverpool y la enorme victoria frente a Unión en Santa Fe, hoy Independiente hilvanó su tercer triunfo de manera consecutiva ante Rafaela, otro rival directo, con merecimiento y momentos de mucho vuelo futbolístico, demostrando que está vivo y dispuesto a dar pelea.

Arrancó con todo hoy Independiente y en 10 minutos de juego dispuso de tres chances clarísimas para ponerse en ventaja, pero no las pudo aprovechar. Pero la cuarta fue la vencida: Farías se vistió de asistidor, Leguizamón dejó desparramado a Guillermo Sara y el “Rojo” se puso en 11 minutos de juego 1-0.

Tras el tanto, el equipo del “Tolo” no bajó la intensidad en su juego y estuvo cerca de aumentar la ventaja, pero le faltó puntería y casi lo paga muy caro sobre el final  del primer tiempo, cuando Fontanini de cabeza se adelantó a Hilario Navarro y casi marca el empate, pero Farías, héroe hoy, salvó sobre la línea.

En el complemento, los primeros 10 minutos fueron los peores de Independiente en el partido. Rafaela salió con todo en busca de la igualdad y tuvo cuatro chances claras consecutivas para hacerlo. Sin embargo, los hombres de la “Crema” no acertaron siquiera al arco de Hilario Navarro.

Sin embargo, a partir de los 15, Independiente se metió de nuevo en partido y se hizo gran dominador del juego otra vez. Dispuso de campo, balón e ideas, por lo que el tanto, obra de Ferreyra luego de una gran cesión de Farías, fue obra de la lógica supremacía de un “Rojo” rápido y vistoso.

Después de mucho tiempo, Independiente logró tres victorias consecutivas, la de hoy ante un rival que venía en alza y con un 2-0 que se quedó corto, y llenó de optimismo el futuro. La gente terminó feliz ovacionando a Gallego y empieza a sentir que escaparle al temido descenso es posible.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article

Últimas noticias

3
4
6

Send this to a friend