En el fútbol, como en la vida, nos encontramos una y otra vez con frases hechas y usos comunes. “La pelota siempre al 10”, “equipo que gana no se toca”, “los equipos se arman de atrás para adelante”, son algunas de las conjugaciones más populares que se leen y escuchan día a día por aquellos eruditos que dicen saber de fútbol. Corríjanme si me equivoco, pero ¿Cuántas veces habremos escuchado decir “vos podés perder, el tema son las formas”? Seguro que varias. Pero en estos últimos años, en Independiente, es una combinación de palabras que viene retumbando semana tras semana. Y aunque duela decirlo, esta vez (otra vez) encaja perfecto.

¿Novillo le dio un manotazo en la cara a Menéndez y ‘nadie vio nada’? Sí. ¿El mismo futbolista mandó al hospital a Saltita González por un temerario golpe en la cabeza y ni siquiera fue sancionado por el árbitro? Si. ¿Vigliano pasó por alto la segunda amarilla para Nery Domínguez y encima amonestó a otro jugador? Si. ¿El juez cobró un penal inexistente sobre la hora? Si, también. En una semana donde tanto se ha hablado de las “elecciones” de cada club y de los “candidatos” que propusieron para dirigir este trascendental partido, estos “detalles” no pueden ser minimizados. Pero quedarnos solo con esto y dejar de lado la vergüenza que nos provocó el segundo tiempo que jugó Independiente sería una hipocresía total.

Escuchar a Pedro Monzón en la semana decir que el Rojo no se iba a conformar con un empate nos robó una sonrisa. Que un tipo como él, que sabe realmente lo que significa para el hincha esta clase de partidos, afirme que habría (por fin) un planteo un poco más ofensivo que el de los últimos encuentros generaba cierta expectativa. Y de hecho, en el primer tiempo (horrible, por cierto), Independiente fue algo más combativo. Pero en el complemento volvió a suceder lo de siempre: cederle la posesión de la pelota al rival, esperando con once tipos atrás y rezando para que no haya ningún error posicional en la defensa que termine liquidando el partido.

¿Vigliano es el culpable de la derrota? Es uno, puede leerse de esa manera, pero claramente no es el único. Es vergonzoso lo que viene sucediendo con este club y los arbitrajes, hace ya varios años. Y que sucedan cosas como la denuncia (a medias) de Guillermo Marconi afirmando que evidentemente hay algo en contra de este club por parte de la AFA tiene que haber sido un llamado de atención, pero como esta dirigencia sigue festejando la colocación de un cartel en la sede Boyacá o la compra de un carrito para llevar las herramientas de los cancheros del Libertadores de América, todo quedará en la nada.

Que le den unas semanas de vacaciones a Vigliano parándolo no nos sirve de nada. Pero que Independiente siga jugando “a ver qué pasa”, regalando el prestigio, manchando su nombre y pasando papelones en los últimos Clásicos (no solo contra Racing), sirve de menos. La hora de “parar la pelota”, pensar y tomar decisiones ya pasó hace rato. Hay que dar un golpe de timón. Que te afanen así, y que encima tu idea sea esperar a que el rival te patee en el suelo para reaccionar, es realmente una vergüenza.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article

Últimas noticias

1
2
5
6

Send this to a friend