Las cinco mejores victorias en el Cilindro en los últimos años

Independiente aventaja a Racing en el historial del profesionalismo por 23 partidos de diferencia. Sobre 194 cotejos, el Rojo se impuso en 76 ocasiones, Racing en 53 y las restantes 65 fueron empates, incluyendo vueltas olímpicas históricas, tanto de local como de visitante.

En la última década las visitas al estadio de Racing fueron algo esquivas aunque Independiente logró ganar quizás los dos partidos más impensados. La revancha de la Liguilla en 2015, en la que con 9 hombres lo venció por 2 a 1 con tantos de Cebolla Rodríguez y Juan Martín Lucero y en 2017, con suplentes y también con inferioridad numérica desde el primer tiempo, 1 a 0 con el recordado tanto de Leandro Fernández.

A continuación, haremos un subjetivo repaso de las mejores cinco victorias de los últimos 30 años en el Cilindro.

PUESTO 5:

Racing 0 – Independiente 2 (Clausura 1999)

Por la tercera fecha del Clausura se vivía un duelo especial. Es que la Síndico Liliana Ripoll había declarado semanas atrás que Racing había dejado de existir. De hecho no pudo jugar en la primera fecha, luego fue habilitado a participar del torneo y cayó en Rosario. Uno de los clásicos más disfrutados por el hincha de Independiente, en donde se entonaron varias canciones como «el que no salta no existe más». El Rojo ganó 2 a 0 con tantos en el complemento de José Luis Calderón de tiro libre y Christian Gómez.

PUESTO 4:

Racing 0 – Independiente 1 (Superliga 2017/2018)

Ya en esta era de sin visitantes, el Rojo fue al Cilindro con 10 suplentes (y Nicolás Tagliafico) debido a que debía dar vuelta la serie contra Libertad tres días después por Copa Sudamericana. Racing, que casualmente había quedado afuera ante el conjunto paraguayo en cuartos de final, se relamía pensando en una goleada. Para colmo, el Rojo se quedó con 10 en el primer tiempo por la expulsión del Chiqui Moreira. Sin embargo, el zurdazo de Leandro Fernández estableció cifras definitivas a una victoria muy celebrada, en la cual Independiente terminó con el tercer arquero en cancha y al borde del retiro. Además, 25 días después el Rojo se consagraría campeón en el Maracaná. Inolvidable.

PUESTO: 3

Racing 0 – Independiente 2 (Clausura 2006)

Este partido, correspondiente a la sexta fecha del torneo, fue el clásico siguiente al histórico 4 a 0 con el famoso gol del Kun Agüero. Eso lo hace más especial todavía. Para muchos hinchas que estuvieron en la cancha fue el de la mayor delirada que se recuerde a Racing con un recibimiento a puro Flynn paff. Tras un primer tiempo malo, en el que la hinchada local entonaba al ritmo de los Stones «Al Rojo me lo c…» e inclusive para con el Kun, con xenofobia incluida, Agüero decidió entrar en acción en el complemento y en 3 minutos liquidó el partido e inmortalizó el cántico rolinga pero a favor del Rojo. Aquella tarde Diego Simeone debutó como entrenador con una derrota y un nuevo abandono.

PUESTO 2:

Racing 0 – Independiente 2 (Apertura 1994)

Independiente venía de salir campeón de forma brillante en el Clausura 94 y se tiraba con todo a la Supercopa de ese mismo año. Sin embargo había un trabajo por hacer. Desde 1983, el día que Independiente fue campéon y Racing descendió, el Rojo no ganaba el clásico por partidos oficiales. Al margen de que la Academia estuvo dos años en la B y que el primer duelo recién se disputó en el 86. Es por ello que aquella tarde del 94, con los goles de Perico Pérez de penal y Gustavo López, la historia volvió a estar en su lugar. El Rojo, con alto vuelo, ganó 2 a 0 el clásico y puso fin a aquella racha. Luego, también ganaría la Supercopa, ante Boca.

PUESTO 1:

Racing 1 Independiente 2 (Clausura 1997)

Si bien puede resultar menos importante que alguno de los otros, fue el más emotivo de los últimos 30 años. Por la cuarta fecha del torneo, el Independiente de Menotti jugaba un gran partido, ganaba 1 a 0 y sin embargo a poco del final, Racing lo empató de penal y Castrilli lo echó al Panchito Guerrero. En los últimos instantes del partido, el local erró un gol con el arco libre y sobre el tiempo de descuento, Caldera clavó un derechazo inatajable que definió el clásico y desató una fiesta que hasta el día de hoy es recordada por los presentes.

orgullorojo

orgullorojo