Good Bye Hugo

Como en aquella brillante película alemana del 2003, Independiente tiene a un protagonista que está totalmente fuera de foco, en otro planeta, mientras que a su alrededor solo atinan a esconderle la realidad para no darle un disgusto.

Esa es la sensación que dejó la reaparición del todavía Presidente de la institución, en una nota en la que solo atinó a esbozar las mismas frases de siempre, sin siquiera una mínima autocrítica a su segundo mandato, que es un papelón tras otro.

Tras el fallo judicial de la semana pasada, las protestas del sábado y el anuncio de la Junta Electoral de anoche, todo hacía suponer que los socios habían sido escuchados y las elecciones están próximas a realizarse. Pero lo de hoy va en sintonía con las declaraciones de la oposición de anoche, que calificaron la reunión convocada por la Junta como una nueva «bomba de humo» oficialista, buscando simplemente apaciguar las aguas y ganar tiempo, vaya a saber uno para qué.

Los pocos súbditos que le quedan, si lo quieren cuidar, que le digan que los socios ya le agradecieron su primer mandato, votándolo en diciembre del 2017. Y que todo lo realizado en esa gestión en lo edilicio, será algo que el club disfrutará siempre, sabiendo cuando y quién lo hizo.

Y que por lo demás, por los errores entendibles y los horrores imperdonables, es que tiene que hacerle un favor al club y ordenar la realización de las elecciones lo más pronto posible. Porque mientras antes se vaya, no solo va a ser mejor para la institución, sino también para él. Porque va perdiendo poder día a día, así como Independiente, y alguien se lo tiene que hacer ver.

Javier Brizuela, socio Nº19873.

orgullorojo

orgullorojo