Adentro como afuera

Independiente

volvió a jugar de forma espantosa y perdió bien ante Defensa y Justicia en Florencio Varela.

El Rojo tuvo un arranque prometedor pero, como ante Rosario Central, le duró muy poco y más allá de la chance imposible que erró Leandro Fernández, generó muy poco en ataque y marcó muy mal en el medio y atrás.

Defensa lo fue superando futbolística y físicamente, se hizo dueño del partido y con un golazo de Duarte abrió el marcador. Para Independiente fue un golpe de nocaut del que nunca pudo reaccionar.

Más allá de la mandíbula floja del equipo, Graf probó en el complemento poniendo al pibe Hidalgo y tuvo esa frescura similar a la de la etapa inicial, y, de la misma forma, tras un penal infantil de Lucas Rodríguez todo se desmoronó.

Frías lo cambió por gol y el partido parecía liquidado. Graf acumuló juveniles, el Halcón se quedó con diez jugadores por la expulsión de Gutiérrez y el Rojo apuró un poco pero poco pudo conseguir, más alla de un gol fuera de contexto de Alex Vigo en el descuento.

La derrota desnuda aún más el pésimo armado del equipo, el desastre institucional y deja un síntoma de preocupación de cara a un futuro incierto, deambulando por los últimos puestos de un torneo de 28 equipos.

orgullorojo

orgullorojo