«En este club hay más gente que destruye que la que construye»

Daniel Montenegro, quien renunció a su cargo de asesor deportivo en Independiente, rompió el silencio y explicó las razones de su salida del club.

«Hicimos todo lo que había que hacer. No era fácil. El balance se va a ver con el futuro. Nos vamos contentos. Es una decisión difícil cuando una o dos personas manejan el club. Hasta donde pudimos teníamos que estar, ahora sentimos que no podíamos hacer más nada», arrancó el Rolfi y luego sumó: «Nosotros tratamos de colaborar en todo momento. Siempre estuvimos, pusimos la cara y tratamos de darle una solución dentro de lo que nosotros podíamos, había cosas que dependían de otra gente»

Montenegro dijo sobre los jugadores: «Nosotros sabíamos desde primer momento como eran las cosas acá. El plantel necesitaba gente que los acompañe y por eso nos vamos con esa gratitud por el tiempo que nos dieron», y agregó: «No es fácil que abran una puerta de un vestuario porque te pueden mirar de reojo. Estás en un hilo que si no haces las cosas bien te la hacen saber y acá ellos tuvieron siempre buena predisposición. La realidad es que esto termina siendo fútbol».

«Independiente necesita que venga más gente, que los jugadores se sientan protegidos. Más que nada en los momentos que se necesitan estar. Ver, preguntar que necesitan. A partir de ahí se puede construir», diagnosticó el Rolfi y remató: «En este club hay más gente que destruye que la que construye. Estaría bueno que todos los que dijeron que iban a estar y a poner la cara no están. Yo no venía a hablar, venía a trabajar».

Sobre los refuerzos, Montenegro dijo: «Lo de Aliendro lo saben todos. Fue así como se dijo. Estaba cerrado hasta último momento hasta que dijo hasta acá llegué. ¿Qué podemos hacer nosotros?», y apuntó: «Después escuchás a gente de afuera diciendo que no convencí a nadie y me gustaría ver que hacen. Tuve 14 reuniones con Mingo por ejemplo y no hubo caso. Con Roa (Andrés) y el Uru (Carlos Benavídez) lo mismo».

«Había algo que no cerraba. No había dinero y de golpe se habló de Gaich, que había que poner un millón de dólares. Con esa plata traíamos tres refuerzos. Después apareció lo del sponsor. Nosotros empezábamos a hablar con un jugador y aparecía gente que llamaba en nombre del club y retrasaban todo», agregó Rolfi.

Sobre las declaraciones de Moyano sobre la salida de Eduardo Domínguez rescató: «Hay que ver como le llegan las cosas a Hugo. Él viene cuando tiene que hacerlo. Siempre estuvo muy predispuesto a hablar conmigo, se portó muy bien y no tengo nada malo que decir de él».

Para finalizar, se refirió a si la posible llegada de Falcioni influyó en su decisión: «El tema no es Julio acá. Yo también llamé entrenadores. Yo no me voy porque venga Julio, lo hago porque la situación no daba para más. Más allá de quien venga», y cerró: «A mi me gusta proyectar para adelante y no quedarme en el día a día».

orgullorojo

orgullorojo